Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Un pedazo de historia

Enrique Soto | 24 de julio de 2013

Uno de los abiertos nacionales más antiguos que existen celebra una nueva edición. Se trata del Canadian Open, que se disputará esta semana en el Glen Abbey Golf Course, un diseño de Jack Nicklaus. A lo largo de su historia, este escenario nos ha dejado resultados ganadores de lo más variopinto, desde el menos veintidós de Tiger en 2002 hasta el discreto menos nueve de Vijay Singh en 2004.

Evidentemente, grandes campeones han dejado su firma estampada en este torneo. Lee Trevino consiguió en el 71 hacerse con la llamada “Triple Corona”, consistente en el US Open, el Open Championship y el Canadian Open. Tiger le igualó treinta años después, pero dada su situación actual en el calendario, la posibilidad de que se repita en un futuro próximo es escasa. Aún con la resaca del Open, varios de los mejores del mundo se han desplazado hasta Ontario, pero no el ganador, Phil Mickelson.

Será una buena oportunidad de ver a aquellos aspirantes a la victoria en Muirfield que no encontraron los suficientes birdies. Estos son algunos de ellos:

Brandt Snedeker. El jugador que tan buena impresión dejó en 2012 se desvaneció en la segunda jornada del pasado Open, con una vuelta de 79 impactos. Aún así, Snedeker consiguió finalizar decimoprimero gracias a un gran rendimiento el fin de semana (69 y 72), consecuencia de una progresión que no parece haber llegado a su culmen. Tras ganar la FedEx Cup, el estadounidense comenzó el año como una apisonadora, luchando por más triunfos allí donde viajaba. Dos segundos puestos y un tercero desembocaron en Pebble Beach, el quinto en su carrera en el PGA Tour. Una lesión le cortó el ritmo competitivo, pero ahora vuelve por sus fueros y los hoyos parecen aspirar de nuevo sus putts.

Hunter Mahan. Son ya dos grandes en los que el rocoso estadounidense sale en la última jornada con opciones. Es sorprendente que a pesar del nivel que alcanza durante ciertas semanas no haya sido todavía capaz de ganar este año y, en cierto modo, Hunter parece haberse unido a ese selecto grupo de hombres que solo destacan cuanto más importante es el torneo. Lleva ya ocho participaciones en el Canadian Open, nunca ha fallado un corte y su mejor resultado es una cuarta posición en Glen Abbey en 2004. Puede ser un caballo ganador.

Dustin Johnson. Uno de los muchos jugadores que se adaptó muy bien a Muirfield las dos primeras jornadas pero que sucumbió a sus peligros el sábado y el domingo. Puede que Dustin se sienta algo liberado al volver a meter el driver en su bolsa y disfrutar de su enorme pegada. Las semanas que va recto todo suele fluir hasta verle situado en primera posición.

Graeme McDowell. La progresión de McDowell este año es de lo más curiosa: en ocho torneos, falló cinco cortes y ganó los otros tres. Su Open no fue para nada malo, a pesar de terminar quincuagésimo octavo, y ya se pudo ver cierta estabilidad en sus argumentos, los que le han convertido en uno de los mejores. Sigue sin fallar una calle y su putt está tan afilado como en 2010, y ya saben lo que aconteció entonces: los ataques de G-Mac.

Luke Donald. Más con ansias de redención que con pensamientos positivos. El que fuera número uno del mundo tuvo un Open nefasto, abierto con una vuelta de 80 golpes y cerrada con otra de 72. ¿Lado bueno? Cruzó antes el Atlántico y puede haberse reencontrado con su mejor versión en Canadá.

Charl Schwartzel. Por momentos parecía posible que el sudafricano se llevara el Open, a pesar de que le viéramos romper un palo en la primera jornada. La progresión del ganador de un Masters va por buen camino, ya que a su decimoquinta posición en Muirfield hay que añadir también una decimocuarta en Merion, en el US Open. Está cada vez más cerca de donde quiere, su segundo grande, y cuando Schwartzel está fino es prácticamente imposible ganarle.

Junto a todos ellos, tampoco habrá que perder de vista a hombres como Matt Kuchar, Bubba Watson, Billy Horschel, Ernie Els, Jim Furyk o a alguna de las esperanzas locales, como Graham DeLaet o Mike Weir. A pesar de que el tercer grande del año todavía resuena en sus cabezas, varios de los mejores jugadores del PGA Tour han acudido a Canadá para inscribir su nombre junto al de Trevino y Woods, pero también el de Palmer, Hagen, Snead, Nelson, Diegel o Norman.

Horarios de salida

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: