Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Sergio García toma el mando de la nave española

Óscar Díaz | 13 de agosto de 2011

Sergio García volvió a dar otra muestra de solidez (y van…) en la segunda jornada del PGA Championship y llega a la fase decisiva del torneo, con el fin de semana por delante, a tan solo seis golpes del liderato, una distancia salvable si tenemos en cuenta los bamboleos que está sufriendo la clasificación en el último major de la temporada.

García, que salía por el 10, estuvo sobrio y, aunque resulta aventurado en un campo como el Atlanta Athletic Club decir que no sufrió en exceso, solventó bien las dificultades y sacó partido a tres de sus oportunidades de birdie (espectacular el hoyo 18, con dos golpazos y birdie de siete metros para compensar el golpe que perdió el jueves en ese mismo hoyo). Su +1 le coloca en una concurrida vigésimo sexta plaza que comparte con otros doce jugadores (entre ellos Luke Donald y Phil Mickelson).

Miguel Ángel Jiménez rondó la cabeza de la clasificación durante gran parte de su vuelta y supo compensar los escasos errores que tuvo en la primera mitad de la vuelta con tres birdies de mucha clase (espectacular el tirazo a la escondida bandera del hoyo 2), pero después de sacar renta del hoyo 12, el segundo par 5 del recorrido, encajó dobles bogeys seguidos de otro bogey en el tramo del 13 al 15 que le dejaron con +3 en el día y +2 en el acumulado.

Pablo Larrazábal será el tercer español que estará presente el fin de semana en Atlanta y ocupa la quincuagésima tercera plaza con +3. Larrazábal suma y sigue, aunque los dos últimos pares 3 del campo le impidieron acabar muy arriba en la clasificación. En el monstruoso hoyo 15, Larrazábal buscaba el trapo de una bandera muy esquinada con un híbrido y acababa en el obstáculo de agua por muy poco, para después irse al búnker del fondo de green desde la zona de dropaje (y la bola quedaba enterrada, para más INRI). Al final, triple bogey tras fallar un putt de poco más de un metro al que se sumó otro bogey con putt corto fallado en el 17, fallos que destacan injustamente en una gran vuelta del barcelonés, notable de tee a green y mágico en las recuperaciones.

La cruz vino de la mano de un Álvaro Quirós que luchó hasta el final y que no ha terminado de encontrarse a gusto en este major, pero que estuvo en disposición de meterse en el corte con un birdie en el 17 o el 18, y de José María Olazábal, que repitió 78 y volvió a dejar destellos intermitentes de su clase en un campo que se no le ha dado ninguna tregua.

Crónica general de la segunda jornada

Anécdotas y otro récord del PGA Championship (II)

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: