Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

La revolución de la clase media

Óscar Díaz | 13 de agosto de 2011

Lo resumía con mucha sorna el periodista estadounidense Geoff Shackelford: “¡Está siendo el mejor BellSouth Classic de los últimos años!”. Y es que asombra ver el apabullante dominio de la “clase media” estadounidense en la clasificación de cuarto major del año.

Si hace apenas una semana estábamos hablando del cambio generacional y de la pujanza de los jóvenes después de la exhibición de los veinteañeros en el Bridgestone Invitational, en esta ocasión la revolución llega de la mano de la “segunda oleada” de profesionales estadounidenses, jugadores que ya han demostrado su calidad en el PGA Tour pero que suelen estar alejados del oropel reservado a las principales figuras mediáticas.

Y en esta revolución de los modestos destacaron ayer Jason Dufner, difuminado desde finales de mayo pero que ya destacó el año pasado en el PGA Championship Whistling Straits, y Keegan Bradley, campeón del Byron Nelson que una semana más vuelve a dar muestras de su calidad, ambos con -5 después de batir contundentemente a un peliagudo Atlanta Athletic Club.

A un golpe, D.A. Points, ganador del Bob Hope Classic, el australiano John Senden y el resucitado Jim Furyk, que ha recuperado su viejo driver y ha incorporado a su arsenal un putter escoba que le está dando la seguridad que llevaba tiempo buscando, y a Scott Verplank mientras que con -3 encontramos al primer europeo, el danés Anders Hansen, a Steve Stricker (ayer le tocó sufrir) y a otros dos “modestos”, Brendan Steele y Bradnt Jobe.

Hay que rascar un poco más para encontrar a las primeras estrellas: Adam Scott pagaba el peaje del duro hoyo 18 y acababa con un doble bogey que le relegaba al decimoprimer puesto con -2, Lee Westwood se abría camino y acababa decimocuarto, después de su -2 en el día y Sergio García conseguía ascender 33 puestos hasta colocarse vigésimo sexto, pero todavía sobre el par (dedicamos a los españoles una crónica exclusiva).

En cuanto a los numerosos damnificados de la jornada del corte, hay que destacar la azarosa vuelta de un Tiger Woods perdido y desesperado, que lo intentó todo y acabó con +10, seis golpes por encima del corte, un Tiger que necesita un recauchutado radical para poder afrontar con garantías las próximas citas que se marque en el calendario (parece que no volverá hasta noviembre, aunque dejó la puerta abierta a aparecer en algún torneo de las Fall Series). Además, cayó el campeón defensor, Martin Kaymer, Jason Day, uno de los favoritos tras su rendimiento en los majors, Camilo Villegas, Graeme McDowell, Darren Clarke…

Mientras tanto, Rory McIlroy y su maltrecha muñeca fueron víctimas del obstáculo de agua del hoyo 17 (triple bogey) y de un tremendo despiste en los putts de un metro o menos. Pese a estos errores, el norirlandés acabó con +3 en el día y en el acumulado, una hazaña notable si tenemos en cuenta las circunstancias.

Crónica de los españoles en la segunda jornada

Anécdotas y otro récord del PGA Championship (II)

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: