Pegando a la bola en el aire

Enrique Soto | 13 de enero de 2013

Kelvin Miyahira es un profesor hawaiano que ha trabajado con muchos atletas de diversas universidades a lo largo de su carrera. Desde que comprara su primera cámara de vídeo en 1985 (que utilizaba VHS) ha estudiado el swing desde las posibilidades que le ofrecía la tecnología, hasta adquirir hace unos meses una cámara Phantom, capaz de grabar a velocidades en las que parece paralizar el tiempo. En su canal de YouTube podéis ver muchos de sus vídeos en el momento en el que el palo impacta a la bola (incluyendo el shank perfecto, que os enseñamos hace unos días), o incluso el comportamiento de las manos o las piernas a lo largo del follow-through.

Una de las secuencias que más interés han despertado la grabó el pasado mes de diciembre (vídeo inferior), en el que se puede ver cómo un wedge impacta con la bola en una alfombrilla. A nada menos que 24,000 fotogramas por segundo, la calidad del vídeo es indescriptible, pero lo que más llama la atención del mismo es que la cara del palo contacta con la bola… ¡en el aire! Al estar apoyada sobre una superficie uniforme, el impacto produce una deformación en la esterilla que, a la velocidad a la que transcurre el movimiento, deja flotando a la bola en el aire. Es la razón por la que los golpes desde este tipo de superficie salen siempre más altos o por la que en la cancha de prácticas podemos ver a algunos aficionados impactando con el techo al utilizar un lob-wedge. No hace falta dar toques al más puro estilo Tiger Woods, todos pegamos a la bola en el aire desde una esterilla.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: