Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Las pesas y el golf

Enrique Soto | 04 de marzo de 2014

Tiger supuso una verdadera revolución en cómo los golfistas se preparaban para afrontar la competición. “Decidí hace tiempo tratar al golf como un deporte”, dijo durante los primeros años de su carrera. “Dejo que otros lo traten como un hobby. Sería estúpido que alguien no entrenara y jugara al football. Tampoco tiene sentido para el golf”. Desde que él apareciera en escena, los mejores golfistas del mundo están más fuertes, más delgados y, sobre todo, conscientes de que el estado de su cuerpo es fundamental para su rendimiento en el campo. Woods era más fuerte y hacía menos golpes, por lo que todos respondieron al reto que planteaba.

Curiosamente, aquel joven indestructible ha sufrido una lista de lesiones muy superior a la de cualquiera de sus contemporáneos. Hoy mismo, Golf Digest sugería una idea contraria, alegando que el número uno no se ha retirado de un torneo (seis veces) en muchas más ocasiones que jugadores como Adam Scott (una), Phil Mickelson (cuatro), Ernie Els (dos) o Vijay Singh (siete). Nosotros, hace unos meses, hicimos una cronología de sus lesiones, entre las que se incluían las siguientes:

– Rotura del ligamento cruzado anterior (julio de 2007)
– Se somete a una cirugía artroscópica en su rodilla izquierda para reparar daños en uno de sus cartílagos (abril de 2008)
– Dos pequeñas fracturas en su tibia izquierda generadas por el estrés (junio de 2008)
– Rotura del tendón de Aquiles de su pierna derecha (diciembre de 2008)

Puede que el número de veces que se haya retirado de un torneo no sea tan alto como el algunos de sus rivales, pero las lesiones que ha sufrido han sido de una gravedad considerablemente mayor, y van más allá de los problemas que pueden tener otros golfistas. La mayoría suelen resentirse de la espalda, que es una de las partes del cuerpo sometida a más estrés durante las constantes repeticiones que exige un swing de golf. Louis Oosthuizen o Retief Goosen, por ejemplo, han sido uno de los últimos que han tenido que pasar varios meses sin competir debido a ello.

Pero las lesiones en la espalda son una consecuencia natural de practicar este deporte, es decir, pasar muchas horas pegando bolas en la cancha de prácticas. Jack Nicklaus o Tom Watson, por ejemplo, tuvieron problemas en la cadera por las mismas razones (el último tuvo que someterse a cirugía para sustituirla), así como en el codo. El propio Jack habló de esto hace unos años: “Tuve una operación cuando estaba en activo. Era 1984 y me hice daño en la rodilla izquierda, pero me lesioné jugando al tenis y tenía cuarenta y cuatro años. Fui al quirófano y diecisiete días después gané un Skins Game, por lo que no era verdaderamente grave”.

Es difícil comparar a Woods con Els, Vijay o Mickelson porque, básicamente, su preparación física es de una exigencia mucho mayor. No hay más que ver la transformación que ha sufrido su cuerpo a lo largo de los años: de un chico delgado y fibroso ha pasado a ser un hombre muy musculado, sobre todo de cintura para arriba. Un caso similar es el de Rory McIlroy, que ha pasado por un cambio similar en poco menos de tres años.

Su retirada del Honda Classic abrió un debate a través de Twitter en el que participaron Ian Poulter y Paul Azinger. Esto es lo que dijeron:


“Creo que encontraréis que el 75% de las lesiones tienen su causa en el gimnasio”, dijo el primero. “Llevo diciéndolo durante un tiempo y siendo menospreciado por ello. Estirar y el yoga tienen mucho más sentido para mí”, añadió el segundo.

Puede que la teoría que Hank Haney reveló en su libro “The Big Miss” cobre sentido tras todo esto. En él escribió que Woods había expuesto su cuerpo a un estrés innecesario, corriendo muchos kilómetros y pasando semanas entrenando con el ejército. Tras todo eso, hasta ha tenido que cambiar su swing para no poner más en peligro a su maltrecha rodilla. Las pesas no parecen un problema, sino todo lo que ha podido llegar a hacer aparte.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: