Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

El cuerpo de Tiger Woods

Enrique Soto | 27 de agosto de 2013

Supuso la revolución en cómo los golfistas se preparaban para cada temporada. Tiger Woods llegó al circuito con un cuerpo ágil, flexible, fuerte, mientras sus rivales presumían de barriga y se bebían unas cuantas cervezas al terminar sus vueltas. No era así en todos los casos, por supuesto, pero el prototipo de profesional que pegaba cientos de bolas y no pisaba el gimnasio comenzó a desaparecer paulatinamente, hasta la actualidad. Todos, sin excepción, han entendido que para llegar a su mejor nivel necesitan algo de aquel cuerpo de Woods.

Curiosamente, ese joven que parecía indestructible ha sufrido más que el de cualquiera de sus contemporáneos. El historial médico del número uno es largo, complejo y bien podría envidiar al de otros jugadores menos dotados físicamente. Solo hay dos razones que pueden explicar este deterioro: o la herencia genética de Tiger no soportaba bien el paso del tiempo o se ha sobrepasado con su preparación en algunos puntos de su carrera. Solo él conoce la respuesta. En cualquier caso, merece la pena echar un vistazo a todas las lesiones de las que se ha aquejado desde sus primeros días en un campo de golf.

Diciembre de 1994. En su primer año en la Universidad de Stanford, Tiger se sometió a una operación para quitar dos tumores benignos en su rodilla izquierda.
Diciembre de 2002. Una nueva operación en la misma rodilla. Se le extrajo líquido en el interior y alrededor del ligamento cruzado anterior. Estuvo diez semanas de baja y, en su primer torneo, ganó el Buick Invitational.
Julio de 2007. Woods se rompe el ligamento cruzado anterior después de tropezar en una carrera por el campo. Después, ganó cinco de los seis torneos que disputó antes de finalizar el año, incluyendo el PGA Championship.
Abril de 2008. Dos días después de finalizar segundo en el Masters, Tiger se somete a una cirugía artroscópica en su rodilla izquierda para reparar daños en uno de sus cartílagos. Decide no intervenir el ligamento para no perderse los otros tres grandes.
Junio de 2008. Dos semanas antes del US Open, le avisan de que tiene dos pequeñas fracturas en su tibia izquierda generadas por estrés, y que debería estar parado durante tres semanas (y otras tres más sin jugar al golf). Él prefiere jugar en Torrey Pines.
Julio de 2008. Ocho días después de ganar el US Open en un playoff de 19 hoyos frente a Rocco Mediate, Woods vuelve a tener cirugía reconstructiva en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, así como una reparación de daños en el cartílago. Se pierde el resto de la temporada, fuera de competición durante ocho meses.
Diciembre de 2008. Seis meses de ganar el US Open, se rompe el tendón de Aquiles de su pierna derecha.
Mayo de 2010. Tiger se retira en el séptimo hoyo de la última jornada del The Players con lo que cree que es una inflamación en una vértebra. Más tarde se confirmó que era una inflamación de una articulación en su cuello. Vuelve un mes más tarde a competir, en The Memorial.
Diciembre de 2010. Días después de perder frente a Graeme McDowell en el Chevron World Challenge, Woods recibe una inyección de cortisona en su tobillo derecho por un dolor persistente en su talón de Aquiles.
Abril de 2011. Tiger revela que tiene un esguince leve en los ligamentos colaterales de su rodilla izquierda, así como molestias en su tendón de Aquiles.
Mayo de 2011. Después del Masters, Woods se retira del The Players tras firmar 42 golpes en sus nueve primeros hoyos. “Me resentí de la rodilla y luego del tendón de Aquiles, y tenía calambres”, declaró. “Todo comenzó a tensarse, fue una reacción en cadena”. Se vio obligado a perderse, por primera vez, el US Open.
Marzo de 2012. Se retira del Cadillac Championship en Doral después de su salida en el hoyo 12. Posteriormente dijo que era una lesión en su tendón de Aquiles izquierdo (no el derecho, que le había dado problemas antes).
Junio de 2013. Woods dice que se lesionó el codo izquierdo en el The Players Championship, y que el daño fue a más durante el US Open de Merion, cuando intentó salir del rough. Se perdió el AT&T National para descansar hasta el The Open Championship.
Agosto de 2013. Durante la última jornada del The Barclays, Tiger tiene dolores en la espalda tras haber dormido en un colchón “demasiado blando”. Le había estado dando problemas los días anteriores, pero el domingo por la tarde se le vieron gestos ostensibles de dolor.

Para ser el golfista mejor preparado físicamente de la historia, el número uno cuenta con antecedentes suficientes como para tumbar varias carreras. El récord de Nicklaus sigue en el horizonte y el debate se está centrando en si de verdad Woods está preparado para ganar su decimoquinto grande. La pregunta, sin embargo, puede ser si su cuerpo también lo está.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: