Publicidad

Zona Pro

Watson elude la ofensiva de los gallitos

Redacción | 11 de marzo de 2012

Bubba Watson no había pegado un solo golpe en la tercera jornada del Cadillac Championship y ya se sentía amenazado. El norirlandés Rory McIlroy había comenzado con -9 en 12 hoyos y se colocaba a un solo golpe con -11, mientras que Tiger Woods, después de cuatro birdies en seis hoyos, amenazaba desde su -9. ¿La respuesta del heterodoxo zurdo? Eagle, birdie en sus dos primeros hoyos. Gallitos neutralizados.

A partir de ahí, como si sintieran la respuesta del golfista del driver rosa, McIlroy encajó dos golpes en el 14 y el 16 que le frenaron en seco y le llevaron a firmar un 65 “decepcionante”, en sus propias palabras, después de soñar incluso con el mágico 59, mientras que Woods se veía frenado en los pares 5 y acababa con un -4 en el día y en octava plaza con -9, junto al número 1 del mundo.

En cabeza, Watson salía bien parado de dos o tres de situaciones peliagudas (con rebotes afortunados en espectadores y torres de televisión) y mantenía el liderato pese a la resistencia enconada de su compañero de las tres primeras vueltas, el inglés Justin Rose, y la de su compatriota Keegan Bradley, segundos ambos con -14 a tres golpes del líder.

Pero el golfista del swing potente y deslavazado haría bien en cuidarse de la maldición del líder del tercer día: en los nueve torneos disputados hasta la fecha en el PGA Tour 2012, solo en tres ocasiones el líder de la tercera jornada ha conseguido llevarse el título, y en ocasiones los desplomes en la jornada definitiva han sido espectaculares. A priori debería cuidarse de las posibles ofensivas de Bradley, Rose y el sueco Peter Hanson, cuarto con -12, mientras que McIlroy, Woods, Simpson, Donald, Kaymer o Schwartzel estarían solo a tiro con una vuelta perfecta en la que tendrían que rondar o batir el récord del campo.

Aun así, y aunque afirma que el TPC Blue Monster de Doral no le gusta especialmente, a Watson las cifras le respaldan: primero en putts por green en regularidad, primero en distancia con el driver y primero en greens en regularidad, una combinación ideal de pegada y precisión. Pero el zurdo se muestra cauto.

“Estoy nervioso. Si alguien dice que no está nervioso en un domingo que sale en cabeza, está cerca o tiene opciones de victoria, te miente. Su psicólogo le dice que se engañe a sí mismo”.

Por desgracia, las únicas opciones de los españoles en el segundo de los World Golf Championships pasan por firmar una buena vuelta y escalar todo lo posible en la clasificación. Miguel Ángel Jiménez acabó con +1 en el día y es el mejor de los nuestros en trigésimo cuarta posición, mientras que Álvaro Quirós le ganó al campo y es cuadragésimo segundo con -2, Sergio García se sacó la espina de los dos primeros días (-4 en la jornada) y es sexagésimo con +1 junto a Gonzalo Fernández-Castaño, y Pablo Larrazábal comparte la sexagésimo quinta plaza con Rafa Cabrera-Bello.



Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: