Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Watney arrasa en el The Barclays ante un tímido Sergio García

Carlos Palomo | 27 de agosto de 2012

Ni el putt de Sergio García ni el juego de Nick Watney permitieron al jugador español alzarse con el título en el The Barclays, la que hubiera sido su segunda victoria consecutiva en el PGA Tour. Tras tres primeras jornadas rozando la perfección en un Bethpage Black que pasó de cordero a lobo en cuestión de días, García tuvo una complicada jornada de domingo en la que se vio arrollado por un imparable Nick Watney que, partiendo con dos golpes de desventaja, completó su última vuelta en seis golpes menos que el español (69 y 75 golpes respectivamente).

Tras un bogey de Sergio en el hoyo 1 y un birdie de Watney en el 2, en algo más de 20 minutos el californiano ya había dado caza a un Sergio cuyo sábado nos invitaba a ser optimistas. Y es que el de Borriol fue el único jugador de los últimos 9 partidos de la tercera jornada en bajar de 70 golpes. Durante tres días había mostrado pocas fisuras en el juego. Seguro desde el tee pegando bolas bajas que encontraban la calle y certero tanto en los hierros como con el putt, precisamente el palo con el que más golpes sumó a su tarjeta el domingo en parte por una excesiva timidez en varias ocasiones.

Dos oportunidades asequibles de birdie que se quedaban cortas contrastaron con el kilométrico putt que embocó inesperadamente en el 6 para volver a hacerse con el liderato por dos golpes. En el hoyo anterior, Watney tripateaba por primera vez en la ronda final. Curiosamente recuperaba la ventaja inicial en un hoyo en el que dio uno de los golpes menos certeros del primer tramo del recorrido, mandando un pitching wedge desde el primer corte de rough a 13 metros de la bandera.

El sábado, Sergio aprovechó todos los pares 5 del recorrido de Nueva York pero ninguno el domingo. En el hoyo 7 Watney le recortaba un golpe pero sería en el siguiente donde el español perdería el liderato para no volver a recuperarlo ya nunca. Tras mandar su salida a la arena de la parte izquierda en este par 3, el green del hoyo 8 le recibía totalmente en bajada en la sacada de bunker que tenía por delante y el bogey que sacó pareció hasta bueno. Aunque para bueno, el putt de birdie de Watney, capaz de lo mejor y de lo peor en los greenes.

Coincidieron estos dos birdies consecutivos del estadounidense con el comienzo de una mala racha de Sergio García, que en el 10 ya veía como su compañero de partido le sacaba tres golpes. Lo máximo que llegaría a acercarse, poniéndose a dos golpes, fue cuando Watney falló desde la calle del 16 al bunker y acabó haciendo bogey. Minutos después conseguía el americano con un genial birdie en el 18 la quinta victoria de su carrera mientras que García, con bogey final, caía hasta la tercera plaza compartida con Dustin Johnson para ponerse décimo en la FedEx Cup.

No saquemos lecturas negativas de esta última vuelta ya que completa una semana en la que Sergio ha sido primero y tercero en dos eventos consecutivos del mejor circuito del mundo. Está recuperado para la Ryder Cup y descansará la semana que viene ausentándose del Deustche Bank para llegar en la mejor forma a Chicago.

No estaba siendo su mejor temporada, sin victorias desde junio de 2011 y con sólo tres top 10 en 2012, pero algo cambió esta semana. «Hoy he metido más putts que en todo el año». Lunes y martes estuvo trabajando junto a Darrell Kestner, profesional de club del campo de golf de Deepdale, cercano a Bethpage, que le propuso un par de pequeños retoques en la postura de los pies a la hora de patear. Ahora lidera la lista de la FedEx Cup y espera haber creado dudas a Davis Love III para su posible elección a dedo en el equipo de la Ryder Cup.

También se reivindicaron en el mismo sentido Brandt Snedeker y Dustin Johnson, segundo y tercero respectivamente en el torneo. Los dos referentes americanos del equipo sucumbieron estrepitosamente en su despedida del recorrido negro de Bethpage. Tiger llegó a acumular una racha de doble bogey, bogey, bogey, par, bogey para acabar con 76 golpes (+5), resultado con el que perdió 28 puestos para acabar con +1, primer torneo del año sin incluir majors en el que no baja del par. Junto a él, en el puesto 38º concluyó también Phil Mickelson con siete bogeys y dos birdies. Dos víctimas más del largo listado de Bethpage Black esta semana.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: