Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Prensa

Un campo de golf, hábitat de una especie en peligro de extinción

Redacción | 27 de enero de 2012

El murciélago ratonero patudo, en vuelo (foto de Joxerra Aihartza/Wikipedia)

La Sella Golf, instalación ubicada en la localidad alicantina de Denia, es el hábitat natural del murciélago ratonero patudo (Myotis capaccinii), especie de quiróptero en peligro de extinción que suele estar presente en las zonas mediterráneas.

El murciélago ratonero patudo es una especie cavernícola propia de hábitats acuáticos, especializada en capturar presas en la superficie del agua. En la actualidad, este tipo de hábitats se encuentran muy deteriorados en la zona de Denia, con caudales muy bajos en los ríos y arroyos, así como grandes zonas de antiguos marjales desecadas.

En este contexto, las lagunas ubicadas en el campo de golf de La Sella constituyen una importante aportación al hábitat de la especie, donde caza fauna acuática variada, desde abundantes mosquitos quironómidos y otros artrópodos acuáticos hasta peces del género Gambusia.

Esta circunstancia pone de manifiesto la importancia de los campos de golf —en este caso concreto La Sella Golf— como reservas de alto valor ecológico.

En el marco de un proyecto de investigación de 2010 financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, desarrollado por investigadores de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), del Museo de Zoología de la Universidad de Copenhague y del Departamento de Zoología y Biología Celular Animal de la Universidad del País Vasco UPV-EHU, se procedió al marcaje y seguimiento mediante radiotelemetría de varias hembras lactantes del citado murciélago.

El seguimiento de dichos animales reveló la existencia de murciélagos ratoneros patudos en la Cova de la Punta de Benimaquia y que éstos utilizan el entorno del campo de golf de La Sella como zona de caza, en particular las lagunas y balsas situadas en el mismo. De vida exclusivamente cavernícola, el murciélago patudo utiliza como refugios cuevas, minas, túneles, etc, siempre junto a zonas húmedas como ríos, embalses, acequias o zonas de regadíos.

El estudio desarrollado por los mencionados investigadores ha sido publicado en prestigiosas revistas científicas, lo que pone de manifiesto la importancia de este hecho.

Además del entorno natural del campo de golf de La Sella, se han encontrado colonias de esta especie de murciélago patudo en el Valle Amaseno, en Italia, y en el kibbutz Hezorea, en Israel.

Fuente: Miguel Ángel Caderot (Director de Comunicación RFEG)

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: