Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Blog

Thracian Cliffs Golf Resort: el «Pebble Beach» europeo

Alfredo Calle | 16 de mayo de 2013

La joya de la corona. No hay mejor definición para el Thracian Cliffs Golf Resort & Spa. Con poco más de siete millones de habitantes y apenas 600 licencias y seis campos en todo el territorio, Bulgaria comienza a pensar en verde. El golf se ha convertido en uno de los medios para potenciar el turismo y, desde 2013, es el cuadragésimo país que alberga un torneo del European Tour. El Volvo World Match Play que antes se jugaba en el impresionante campo de Finca Cortesín, se disputará ahora entre precipicios y barrancos, con impresionantes vistas del mar Negro y viento, mucho viento.

«No encontrará un campo como este en ningún lugar del mundo». El sudafricano Gary Player no escatimó elogios hacia su Signature Design —el segundo que diseña en Bulgaria— el día de su presentación, aunque tampoco le faltan motivos. Con casi 7000 metros de distancia, el campo ocupa más de 4,5 kilómetros de la costa noroeste de un mar Negro que domina todo el recorrido, pues los 18 hoyos tienen vistas al agua. Este detalle lo hace único, pero no el único de un campo que se caracteriza por las posiciones imposibles de las barras de salidas y unos greens que, en ocasiones, parecen del tamaño de un sello con el drive en las manos.

Si alguna vez tuvo vértigo, mejor no tentar al destino. En el Thracian Cliffs podrá verse en la tesitura de jugar a una distancia mínima de un acantilado de 100 metros con caída directa al mar, aunque también disfrutará de espectaculares situaciones como el tee de salida del hoyo 9, una isla artificial construida ex profeso para darle mayor impacto visual al drive. Aunque la imagen más llamativa será la salida del hoyo 6 o tal vez la del hoyo 8. En el primero de ellos, con el tee situado en alto y un green visualmente diminuto 50 metros por debajo del nivel de los pies, el tiempo que la bola permanece en el aire será interminable. Algo que no tendrá importancia en la salida del hoyo 8, pues cuando se coloque a la bola contemplará a sus pies cómo las calles del 7 y el 9 discurren paralelas y con la imagen del mar Negro de fondo componen una estampa de belleza inigualable. Por algo lo llaman el ‘Pebble Beach’ europeo.

Este campo creado para deslumbrar cuenta con un aderezo inmejorable, pues en el resto del resort encontrará dos piscinas privadas, una maravillosa zona de spa y un hotel al nivel de los más exigentes golfistas, que encontrarán en el Thracian Cliffs Golf Resort & Spa la excusa perfecta para incluir a Bulgaria en la lista de países que deben visitar.

Alfredo Calle, autor de este texto, lleva toda la vida vinculado al mundo del golf y en su faceta de emprendedor acaba de poner en marcha Golf Dest, un club de golf virtual donde encontraréis descripciones de campos, fotos espectaculares, noticias de destinos, ofertas, torneos, circuitos amateur… y todo ello con unos precios muy especiales para todos sus integrantes. Mientras ultiman su página web, podéis encontrarlos en Facebook y Twitter.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: