Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Stenson vuela sin motor en Dubai

Enrique Soto | 16 de noviembre de 2013

Una intensidad diabólica atraviesa las calles del Earth Course del Jumeirah Golf Estates. Se trata de Henrik Stenson, flamante ganador de la FedEx Cup, contendiente con honores en los últimos dos grandes de la temporada, número uno de la Race to Dubai. Han pasado las semanas y el jugador que parecía estar simplemente atravesando un dulce estado de forma se impone a todas las dificultades que le surgen en el camino: una lesión en la muñeca, los latigazos repentinos de Ian Poulter, la presión por coronarse como el rey a ambos lados del Atlántico. Stenson vuela sin motor una vez más a través de la tercera jornada del DP Tour World Championship.

Sabedor de lo que supone el fracaso, el sueco ha trabajado arduamente a lo largo de los últimos meses, recordándose que el éxito está compuesto de barro y sudor. Una vez llegado a la cima, piensa en todo menos en bajarse. Había cometido un solo bogey durante los dos primeros días de la final de Dubai, la prueba que debería verle levantando la orden de mérito europea. El reto era mayúsculo: en el día del movimiento, no solo tendría que mantenerse aislado de lo que hicieran sus más inmediatos rivales, sino de seguir interpretando esa consistente partitura a la que nos está acostumbrando; calle, green, putt. Y así lo hizo. Dos birdies por los primeros nueve hoyos, un bogey en el 10 y, después, un huracán.

Henrik recortó cuatro golpes al recorrido en sus últimos cinco hoyos, como recordando al planeta que no le tiene ningún miedo a los compromisos. Firmó 67 impactos, alcanzó un global de menos diecisiete y se marchó a su hotel en lo más alto de la clasificación, desatando de nuevo los elogios por una simple y llana actuación normal, nada estrambótico. “Sé que puedo ganar la Race to Dubai incluso si no quedo primero aquí pero, ¿por qué no dar el máximo en este torneo?”, declaró. “Hay varios jugadores que están intentando alcanzarme pero consiguen que yo también lo intente con más ganas. Ellos son los que necesitan recuperar por lo que yo solo me atengo a mi plan de ataque. Está funcionando hasta ahora, por lo que no veo razones para cambiarlo”.

Ian Poulter es el que más oportunidades tiene de conseguirlo, al menos tras esta tercera ronda. Ocho birdies por tan solo dos errores le sirvieron para llegar hasta los 66 golpes, alcanzando un acumulado de menos trece. Para superar a Stenson, no solo tendrá que ganar, sino esperar a que él no termine segundo. “Estoy siendo muy agresivo en este campo y es fácil cometer fallos cuando lo haces”, comentó el inglés. “Hice dos bogeys en dos pares tres, lo que es frustrante, pero estoy ahí arriba y no puedo pedir nada más. Es divertido ir por detrás de Henrik y si consigo mañana un buen arranque van a ser unos nueve últimos hoyos geniales”.

Cuatro golpes les separan. Entre medias, sin embargo, se ha colado un invitado sorpresa a este duelo en la cumbre; otra vez. Se trata de Victor Dubuisson, ganador del Turkish Airlines Open el pasado domingo ante los mismos hombres, además de Tiger Woods. El chico silencioso tampoco pasa solo por un simple estado de forma, sino que ha llegado a triunfar en la élite para quedarse; subir el siguiente peldaño en su carrera. Todavía huele a pólvora en el Earth Course tras un enorme despliegue de cualidades, agresividad y una confianza desmesurada. Hasta once birdies firmó a lo largo de dieciocho hoyos para darse una clara ocasión de victoria y, si no llega a ser por un error en el uno y un doble bogey en el 10, el francés bien podría estar celebrando un resultado inhumano. 64 golpes, de todas formas. Menos ocho en el día y menos dieciséis en el torneo, a uno solo del líder. Veintitrés años.

Alejandro Cañizares firmó 70 golpes y mantiene vivas sus opciones de victoria, aunque algo más lejanas que ayer, desde el menos trece, tercera posición. Miguel Ángel Jiménez se sacó de la manga una de esas vueltas que no le corresponden a alguien de su edad y éxitos: un 66 sin errores, ascendiendo hasta la quinta plaza del campeonato. Le saca uno a Justin Rose y Lee Westwood y dos a Luke Donald, Rory McIlroy y Joost Luiten. Rafael Cabrera-Bello es decimoprimero con menos nueve, Pablo Larrazábal vigésimo primero con menos seis, Gonzalo Fernández-Castaño trigésimo primero con menos cuatro y Eduardo de la Riva trigésimo séptimo con menos dos.

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: