Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Stenson es una roca

Enrique Soto | 15 de noviembre de 2013

No resulta muy complicado distinguir a un jugador que pasa por un momento dulce. Los malos golpes no se alejan tanto de bandera, coger calles pasa a ser una rutina y los putts que en el pasado bordeaban el hoyo ahora entran con delicadeza. Todo parece fluir para ellos, como si en vez de estar jugando un deporte basado en la precisión y los nervios salieran al campo a bailar, dejándose llevar al ritmo de una música interior. Henrik Stenson la escucha claramente desde el verano. Fue segundo en el Open, tercero en el PGA Championship y se llevó la FedEx Cup gracias a dos victorias ante los mejores del mundo.

Ni una lesión en la muñeca, una de las zonas más delicadas para los golfistas, le está impidiendo seguir vuelta a vuelta esa partitura silenciosa. Salió a dos golpes del liderato en el DP World Tour Championship, donde se está jugando la Race to Dubai, y pegó una sucesión de golpes que nunca le ponían en peligro. Fueron doce calles, diecisiete greenes en regulación y una serie de putts que si no finalizaban cayendo se quedaban muy cerca. Son días de vino y rosas para el sueco. Ocho birdies, cero errores y una vuelta de 64 impactos (menos ocho). Stenson es una roca y el nuevo líder en Dubai.

“Tengo mi plan de juego para este campo y está funcionando a la perfección estos dos primeros días”, declaró. “Podría haber sido algo mejor pero no tiene sentido ponerse meticuloso. Estoy encantado por cómo marchan las cosas”. Sus palabras sonaban más a amenaza que a unas simples impresiones, al menos para sus rivales este final de temporada. Mantiene una renta de cinco impactos sobre Rose e Poulter (menos siete), y ocho sobre McDowell (menos cuatro); los que mejor lo tienen para finalizar primeros en la órden de mérito del circuito. “Estoy atento a lo que hacen”, continuó. “Ian y Justin me están siguiendo con muchas ganas”.

Pero ninguno de ellos es el que está más cerca del contundente líder. Alejandro Cañizares, el mejor de la primera jornada, respondió a su 66 con un 67 y, a pesar de ese golpe de diferencia, recogió mejores sensaciones por el campo. Fueron cinco birdies para él a lo largo del día y un par en el último hoyo que, tras visitar el agua, sabía a gloria. Tras unos años complicados en la élite, ahora parece respirar más tranquilo por las calles de Europa, sabedor de su potencial y con ganas de afrontar la presión de los últimos hoyos del domingo. “Mañana solo voy a salir ahí fuera, disfrutarlo y centrarme en mi propio juego. Es todo lo que puedo hacer”, comentó tras corroborar un acumulado de menos once.

Y puede que el campo le otorgue una buena recompensa. A pesar de adaptarse mejor a hombres como McIlroy (noveno con menos seis) o el propio Henrik, grandes pegadores a los que no les afectan los bunkers de calle, el español lleva desplegando el mejor golf de su carrera recientemente, sobre todo en lo referido a la actitud. Mañana, en el día del movimiento, saldrá con el líder, como lo hizo el pasado domingo en Turquía.

Miguel Ángel Jiménez y Pablo Larrazábal se han colado en el top 10 tras entregar sendas tarjetas de 66 impactos y partirán a seis de la cabeza, desde la novena plaza. Rafael Cabrera-Bello es decimocuarto con menos cinco, Eduardo de la Riva vigésimo noveno con menos dos y Gonzalo Fernández-Castaño cuadragésimo cuarto con más uno.

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: