Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Sergio García se hace fuerte con el viento

Enrique Soto | 22 de junio de 2012

Sergio es decimotercero y se encuentra a cuatro golpes del líder, Joel Sjöholm

Un jugador profesional puede pegar cientos de bolas perfectas en la cancha de prácticas el día anterior a un torneo y, aun así, firmar un mal resultado. Hay factores incontrolables a lo largo de una vuelta, como el viento que comenzó a soplar en la segunda jornada del BMW International Open, disputado en el Golf Club Gut Lärchenhof. Fabrizio Zanotti entregó una tarjeta con 64 impactos el primer día de competición, al igual que Marcus Fraser, y ambos sufrieron las dificultades que planteaba el campo durante esta segunda vuelta, finalizando con 71 y 74 golpes respectivamente.

Es una de las razones por las que los torneos duran cuatro días y no solo uno: se busca al mejor jugador durante una semana, con viento, lluvia o un recorrido asequible. En estas circunstancias, un jugador sueco de veintisiete años proveniente del Challenge Tour consiguió llegar a los 66 golpes en su vuelta, que unidos a los 67 del día anterior le colocan como líder del torneo con dos golpes de ventaja. Es la primera vez que Joel Sjöholm se encuentra en una situación similar, en gran parte gracias a los dos eagles que consiguió en dos pares cinco del recorrido: los hoyos 3 y 16.

Su resultado pudo ser aún más abultado. Quizá fruto de saberse protagonista de la jornada finalizó sus dieciocho hoyos con dos bogeys en los dos últimos hoyos, un signo que deberá cambiar el fin de semana si quiere continuar en los posiciones de cabeza. A pesar de ello entregó la mejor tarjeta del día, igualando al irlandés Damien McGrane (puesto cuadragésimo octavo) y demostrando que su juego está a la altura para una gran actuación en Alemania.

En estas circunstancias cambiantes, Sergio García aprovechó el freno en el festival de birdies del día anterior para sacar un buen resultado en su segunda vuelta. El español hizo 67 golpes, mejorando por cuatro los conseguidos el jueves y colocándose en décimo tercera plaza, un lugar privilegiado para el día del movimiento y lanzar un ataque desde atrás hacia su primera victoria de esta temporada. El argumento de sus declaraciones no varió mucho con respecto al U.S. Open: “He hecho un buen resultado pero no he jugado tan bien. No he sentido que pegara a la bola tan bien. He conseguido hacer pocos golpes y eso es lo importante, la esencia del juego. Estoy feliz por ello y espero que podamos hacer lo mismo durante el fin de semana”, declaró el castellonense.

A pesar de quedarse a un solo impacto de igualar la mejor vuelta del día, Sergio no se mostró demasiado entusiasmado con sus dieciocho hoyos, un gesto que se lleva repitiendo una semana tras otra. La referencia en este caso es su participación en el Nordea Masters, en Suecia, donde sí parece que se reencontró con sensaciones perdidas. Por otra parte, si consigue igualar su vuelta de hoy durante los dos próximos días es probable que gane con varios golpes de ventaja. No le faltará competencia. Fabrizio Zanotti, Danny Willett, Chris Wood y un resucitado Paul McGinley persiguen a Sjöholm con un global de nueve golpes bajo el par y prometen una dura batalla durante los dos próximos días.

El campeón defensor, Pablo Larrazábal, aguantó durante esta dura jornada y finalizó su vuelta con un golpe bajo el par, ocupando la trigésima posición del torneo con menos cuatro. Son muchos golpes por delante pero como Pablo suele decir: “Que sople, que sople”. Cuanto más fuerte llegue el viento sus opciones irán aumentando. Con los mismo impactos tras firmar un 69 se encuentra Gonzalo Fernández Castaño, que cometió un desafortunado doble bogey en el hoyo 18.

El cupo de españoles que han superado el corte lo completan Miguel Ángel Jiménez (dos bajo par) y Pablo Martín, Carlos del Moral y Jordi García con uno bajo. Tendrán por delante dos días para jugar más relajados e intentar escalar peldaños en la clasificación. El más desafortunado fue Jose Manuel Lara, que fue descalificado después de que su caddie intentara ocultar el decimo quinto palo de su bolsa en unos arbustos. Lo que hubiera supuesto una penalidad de dos golpes (como ya le ocurriera a Ian Woosnam en el Open Championship en 2001) terminó con la descalificación del jugador y la suspensión indefinida de  Matías Vinson, su caddie. Un error llevado hasta sus máximas consecuencias.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: