Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Mahan caza el Accenture Match Play Championship a costa de McIlroy

Redacción | 27 de febrero de 2012

A causa del sambenito de su pifia en el hoyo 17 de Celtic Manor en la última Ryder, para muchos espectadores europeos Mahan es un jugador solvente pero frágil en match-play. Han bastado cinco días de juego en el Accenture Match Play para reventar ese estereotipo. Por algo es Hunter, el cazador.

Hunter Mahan ha devuelto el trofeo del Accenture Match Play Championship a manos estadounidenses gracias a su brillantísimo triunfo ante el norirlandés Rory McIlroy por 2&1, el primero de un representante del país de las barras y estrellas desde que Tiger Woods se impuso en 2008. Y es que la victoria de Mahan (y de Wilson ante Lee Westwood en el partido entre el tercer y cuarto puesto) podría tener trascendencia más allá de los límites de este torneo si se contempla como piedra de toque previa a la Ryder de Medinah y como inyección de moral para el combinado estadounidense.

La historia de la final ha tenido dos mitades, unos primeros nueve hoyos en los que Mahan cobró una ventaja que terminó siendo insalvable, y una segunda mitad de vuelta espectacular, con andanada de birdies por parte de ambos.

A McIlroy le costó entrar en juego y el fallo del putt en el primer hoyo fue premonitorio. Después de intercambiar golpes y birdies en los hoyos 2 y 3, Mahan conseguía un magnífico birdie en el peliagudo par 3 del hoyo 6 y aprovechaba un grave error del norirlandés en el 7 (doble bogey, cuando Mahan estaba casi muerto después de haber fallado el green) y otro fallo en el 8, el auténtico punto de inflexión del partido.

Mahan alcanzaba los cuatro golpes de ventaja con un gran birdie en el 10, pero McIlroy demostró su carácter a partir del hoyo 11 con un gran chip para eagle. Lo que hizo no fue poco, ya que el de Holywood restó cinco golpes al par en ocho hoyos, pero sí llegó demasiado tarde y a contracorriente. Además, Mahan no flaqueó en ningún momento. Dio una gran réplica en el hoyo 15, evitando con el putter ecos funestos cuando se enfrentaba a un chip similar al que pifió en la Ryder contra McDowell, y no dejó de reflejar birdies en su tarjeta (iba -4 en los últimos ocho hoyos cuando acabó el partido en el green del 17). 35 birdies en sus seis partidos son un testimonio elocuente de su poderío.

McIlroy reconoció el poderío del estadounidense e indicó que no estaba pensando en el número 1 del mundo, sino que la presión procedía de estar metido en la final de un campeonato importante y de jugarla contra Hunter Mahan. El número 1 caerá cual manzana madura, y más si Luke Donald sigue suscitando las mismas dudas. Mahan reconocía el predicamento del joven norirlandés: «Ahora mismo, Rory McIlroy es el mejor jugador del mundo». Aunque siga teniendo que conformarse con el número 2…

En cuanto a Mahan, su cuarta victoria (y segunda en los World Golf Championships) le mete en la novena plaza en el ranking mundial y le mete en el top ten de la lista de clasificados para la Ryder.

En el partido por el tercer y cuarto puesto, Mark Wilson dio otra clase magistral de solidez desde el tee y buen rendimiento en los greenes para superar a Lee Westwood por un hoyo.



Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: