Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Estados Unidos reafirma su dominio en la Presidents Cup

Redacción | 20 de noviembre de 2011

Después de superar un leve sobresalto inicial y rechazar el intento de remontada del equipo internacional, Estados Unidos afianzó su dominio absoluto sobre la Presidents Cup al lograr su cuarta victoria consecutiva (siete de nueve en el global) en el espectacular escenario de su única derrota, un Royal Melbourne ideal para competiciones match-play.

El equipo internacional llegaba a esta última jornada con la obligación de hacer algo grande, heroico y, por qué no decirlo, inesperado dado el transcurso de los primeros días de competición. Históricamente, los internacionales no se habían impuesto nunca en la jornada de individuales (dos empates a seis eran su mejor resultado hasta la fecha) y los ánimos no eran los mejores después de llegar al último día con cuatro puntos de desventaja en el marcador (fruto, sobre todo, del desequilibrio en foursomes, donde perdieron 8-3).

Aun así, los internacionales comenzaron de manera esperanzadora con cuatro victorias consecutivas de la mano del coreano Kim, el sudafricano Schwartzel, el japonés Ishikawa y el australiano Ogilvy, un cuarteto multinacional que se desembarazó de dos de los baluartes estadounidenses (Kim vencía a Simpson e Ishikawa a Watson) y a otros dos jugadores que no han mostrado su mejor cara pero siempre son peligrosos (Johnson y Haas) y cuyos puntos sirvieron para enardecer a un público australiano que, con excepciones, se ha mostrado poco bullicioso y un tanto frío.

Sin embargo, Hunter Mahan y Nick Watney daban dos balones de oxígeno al conjunto estadounidense imponiéndose al local Jason Day (decepcionante el australiano ante su público) y al coreano K. J. Choi, uno de los mejores hasta ayer del equipo internacional. Mahan, además de cambiar el rumbo del día, aprovechaba para reivindicarse como jugador match-play después de estar bajo sospecha por sus pifias en los momentos decisivos de sus partidos ante Martin Kaymer en el Accenture Match Play y en la última Ryder Cup contra Graeme McDowell.

Serían otros dos veteranos de lujo, David Toms y Jim Furyk, los encargados de decantar el torneo con sendas palizas a Robert Allenby (7&5) y Ernie Els (4&3) que dejaba la victoria en bandeja para que, como hace dos años, Tiger Woods ganara el punto decisivo al vencer al australiano Aaron Baddeley por 4&3.

Sobre el golpe de timón de los veteranos, cabe destacar que Furyk, después de su mal año, ha sido el mejor estadounidense con un inmaculado 5-0 en el marcador, mientras que Toms dejó el casillero de Allenby a 0. Mucho se ha hablado de las críticas de Norman a Couples por escoger a Woods, pero al menos el ex número 1 del mundo ha logrado dos puntos, dos más de los que ha logrado el australiano Allenby, una de las elecciones a dedo del capitán internacional.

Y no se nos escapa el simbolismo del triunfo certificado por Woods, que se recuperó del revolcón sufrido el primer día y que, gracias a un oportuno consejo de Steve Stricker en el putting green, encauzó su juego con el putter para librarse de Aaron Baddeley y marcharse de Australia con buenas sensaciones para afrontar dentro de quince días el torneo que auspicia, el Chevron World Challenge, después de haber dejado atrás la enésima polémica con su ex caddie y haber estado sometido a un escrutinio casi insoportable durante esta semana.

Después, y restados de toda trascendencia, Goosen se imponía a Kuchar en el hoyo 18 y Stricker cerraba la competición ganando al coreano Yang en el último partido.

Al final, victoria inapelable por 19-15 de Estados Unidos, victoria que también marca la marcha de Greg Norman como capitán internacional después de ser derrotado en las dos últimas ediciones… aunque no tardó en ofrecerse como posible vicecapitán para la próxima Presidents Cup que se jugará dentro de dos años en Muirfield Village, Ohio, que servirá de preámbulo a otro salto de calidad importante en esta competición, la edición que se jugará en Corea en 2015.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: