Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

El Tea Party, inesperado enemigo del PGA Tour

Óscar Díaz | 28 de septiembre de 2013

El proyecto de ley del senador Tom Coburn amenaza las finanzas del PGA Tour

Ni la sombra de su antagonista natural, el European Tour, ni la exótica pujanza de su rival oriental, el Asian Tour, están a la altura de la amenaza para el PGA Tour que ha surgido en su propio territorio y que está encabezada por una facción política que habitualmente ha estado de parte del conservador mundo del golf profesional estadounidense.

El senador Tom Coburn, miembro del Tea Party, facción ultraconservadora del Partido Republicano, ha presentado un proyecto de ley (la PRO Sports Act o Ley de Deportes Profesionales) para arrebatar sus exenciones de impuestos a las principales ligas y organizaciones deportivas estadounidenses, algo que obligaría al PGA Tour, que generó casi mil millones de dólares de ingresos en 2011, a pagar un tasa del 35% en lo que equivaldría al Impuesto de Sociedades español.

De cara a la Hacienda estadounidense, tanto el PGA Tour como el LPGA Tour están reconocidas como entidades sin ánimo de lucro encuadradas dentro de la categoría 501(c)(6), aunque el senador Coburn afirma que estas organizaciones no se dedican únicamente a promover sus respectivos deportes, sino que se lucran con el uso de sus marcas.

El PGA Tour, de momento, se ha limitado a establecer contactos con el resto de las organizaciones implicadas (NASCAR, NFL, MLB y otras), y ha emitido un comunicado de prensa a través de Golf Digest.

“Como organización 501(c)(6) que participa en más de 100 torneos de cinco circuitos profesionales de golf, el PGA Tour destina todos los ingresos netos al provecho de nuestros miembros o a entidades benéficas. Los jugadores son compensados a través de la bolsa de premios de los torneos y los planes de jubilación asociados a su rendimiento. Aunque nuestra exención impositiva no está vinculada ni depende de las iniciativas benéficas, devolver parte de lo que obtenemos es fundamental para nosotros”.

“La gran mayoría de torneos cosancionados por el PGA Tour se organizan por motivos benéficos y todos ellos tienen un enfoque caritativo, dado que sus ingresos netos se entregan a causas justas en las comunidades donde se celebran. Solo en 2012, los torneos generaron más de 130 millones de dólares para 3.000 organizaciones benéficas de Estados Unidos, haciendo que el total histórico ascienda a 1.860.000 millones. Este nivel de generosidad no tiene precedentes en el deporte profesional”.

Ya solo falta ver si el proyecto de ley promovido por el senador Coburn sale adelante y qué implicaciones directas tiene sobre las finanzas del circuito más potente del mundo. Hay muchos millones de dólares en juego.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: