Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Blog

El tapagujeros del Masters

Yago Carrascal | 13 de abril de 2014

El Masters de Augusta siempre depara un gran número de imágenes y anécdotas cada año. Una de ellas la protagonizó Jefferson Knox. A la mayoría de los seguidores de este deporte este nombre no les sonará de nada pero en Augusta, y para los regidores del Masters, siempre es el primero que salta a la mente cuando necesitan rellenar un hueco.

Porque eso es lo que hace el bueno del Sr. Knox, residente de Augusta, él rellena huecos. Knox es el encargado de acompañar a los jugadores que participan en el Masters cuando se da un número impar, precisamente lo que ocurrió en la jornada de ayer. Y esta vez no fue para acompañar a un “cualquiera” (si me permiten la expresión porque ninguno de los jugadores que pasan el corte en el Masters son “cualquiera”) sino a Rory McIlroy. No contento con ello, Knox, de 51 años de edad, se dio el lujo de vencer al doble campeón de majors después de firmar 70 golpes, uno menos que el genio de Holywood.

El propio Rory explicaba ante los medios que Mr. Knox jugó “como se debe jugar en el Masters. “Obviamente conoce el campo y sabe cómo jugarlo”, añadía McIlroy, pero lo que verdaderamente le conquistó fue la manera de patear del jugador amateur: “Creo que nunca he visto a nadie patear estos greenes como él lo ha hecho. Estoy pensando seriamente en contratarle para que me lea algunos greenes”, bromeaba el jugador norirlandés.

Pese a realizar una de las labores más envidiadas del mundo del golf, Jefferson Knox también tiene responsabilidades. En concreto tres: debe jugar rápido (lo hizo en menos de tres horas y media), debe llevar la tarjeta del jugador profesional de manera correcta (también conseguido) y, sobre todo, debe mantener al jugador en cuestión contento y concentrado, algo que ayer era más que una obligación para él, aunque Rory McIlroy es probablemente uno de los jugadores más afables del circuito mundial.

El caddie del Sr. Knox no llevaba ningún nombre en la parte trasera de su mono blanco ni cargaba con una pesada bolsa de palos. Knox no llevaba más símbolos que el logo del Augusta National en su chaleco y su nombre no aparecía en el marcador principal, pero él es el hombre que busca la organización cuando un partido se les queda colgando. Él es el tapagujeros del Masters.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: