Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

El PGA Tour visita a Pete Dye

Enrique Soto | 17 de abril de 2014

Solo unos días desde Augusta pero el circuito americano, después de afrontar las trampas de Jones y Mackanzie, viaja a Carolina del Sur para probar las de Pete Dye. Sí, el arquitecto al que le encanta jugar con los sentidos de los jugadores diseñó junto a Nicklaus el Harbour Town Golf Links, un recorrido que en cada edición del RBC Heritage consigue atraer a muchos de los mejores del ranking. ¿Pruebas? Han pasado unos días desde el Masters y esta semana, en el siguiente torneo, juegan Spieth, Kuchar, Els, Mahan, Furyk, Snedeker, Haas, McDowell… Vaya, si hasta va a participar Nick Faldo.

Hay algo en este campo que les atrae a todos ellos, a pesar de haber pasado una prueba tan dura hace unos días. Los alicientes, por tanto, son múltiples. Los mismos hombres que destacaron en la primera gran prueba de la temporada parecen haberse puesto de acuerdo para seguir su pequeña competición esta semana. “He intentado no hablar de golf y pensar en otras cosas”, dijo Jordan Spieth, el chico que casi se lleva un pedazo de historia del Augusta National. “Lo que me dejó sin opciones fueron mis puntos fuertes, mis hierros medios y cortos, y mi putt”, dijo G-Mac, que defiende título esta semana y, parece, aún tiene alguna espina clavada del Masters.

Las reacciones son diferentes pero en cuanto pisen el primer hoyo de Harbour Town todos tendrán que pensar en lo mismo: atacar al campo. Es la firma inconfundible de los diseños de Pete Dye, sin importar que estén, como este, colindantes al océano o perdidos en una cordillera. Un mínimo despiste con lo que el jugador tiene delante son varios golpes en la tarjeta. McDowell, hace doce meses, se impuso allí con un acumulado de menos nueve, haciendo buenas esas voces que le llaman como el jugador más consistente; eso sí, cuando el recorrido se muestra duro. Carl Pettersson necesitó de un menos catorce en 2012 y Brandt Snedeker de un menos doce un año antes. En otras palabras: una vuelta bajo par aquí nunca es mala.

Gonzalo Fernández-Castaño es el único español esta semana en Carolina del Sur, quizá buscando que aquel vigésimo sexto puesto en el Masters sea una base sólida sobre la que construir algo importante; una victoria en el largo plazo, cuanto menos. El madrileño aún tiene que salvar los muebles en el circuito, esto es, salvar la tarjeta, y un campo que no se transforme en una carrera de birdies hasta el domingo parece una opción acertada.

¿Más alicientes? Luke Donald, Patrick Reed, Charl Schwartzel, Zach Johnson, Hideki Matsuyama, Martin Kaymer… Incluso Tom Watson estará en el diseño de Dye, vigilando bien de cerca al jovenzuelo Spieth. El RBC Heritage, a pesar de celebrarse la semana después del Masters, cuenta con los mismos puntos fuertes que cuando se celebraba en los setenta, ochenta o noventa; cuando lo ganaron Nicklaus, Watson, Langer o Stewart: siempre, sin importar su situación en el calendario, reúne a un gran plantel de jugadores en un diseño para enmarcar en un libro de arquitectura. Esa fórmula, en el golf, siempre tiene éxito.

Horarios de salida

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: