Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

El hombre que coleccionaba chaquetas de cuadros

Carlos Palomo | 27 de mayo de 2013

Boo Weekley es más de ropa de camuflaje y camisetas negras que de usar prendas elegantes. Nunca será el ejemplo personificado de la elegancia. Aún así, ironías del destino y de los premios del PGA Tour, es un jugador que cuenta desde ayer domingo con tres chaquetas en su currículum golfístico. Todas ellas de tartán escocés. Dos de sus The Heritage ganadas en 2007 y 2008 y la conseguida recientemente al ganar el Crowne Plaza Invitational en Colonial tras imponerse con un resultado total de -14 gracias a una última vuelta de 66 golpes (-4).

La victoria, además de un sustancioso cheque de 1.152.000 dólares y una invitación al Masters de Augusta, lleva consigo la inscripción del nombre de Weekley en el muro de campeones del tee del 1 de Colonial. «Es irreal. Al final he conseguido poner mi nombre allí junto al de Ben Hogan y todos los demás. No hay nada mejor que eso», afirmaba un emocionado y orgulloso Weekley tras ganar en la casa del que es uno de sus ídolos. «Mi familia me regaló un juego de palos Ben Hogan y me enamoré de ellos por lo que me hacían sentir. He leído su libreo también. ¡Es mi hombre!»

Tal vez motivado por ganar en el mismo recorrido en el que «su hombre» lo hiciera anteriormente en cinco ocasiones, el polémico americano empezó a cosechar sus primeros aciertos desde primera hora de la jornada del domingo. Partía con una desventaja de un golpe respecto al líder Matt Kuchar y a las primeras de cambio igualaba el -11 de su compatriota con birdie en el 1 y posteriormente otro en el 3. Dos bogeys en los hoyos 5 y 7 le hacían caer momentáneamente en la clasificación pero ahí despertó la fiera herida, dando un zarpazo en forma de tres birdies consecutivos del hoyo 8 al 10.

Había pasado así de ser uno más del grupo de jugadores empatados en cabeza a liderar en solitario por dos golpes. A partir de ese momento siguió su juego en alza, creándose oportunidades de birdie hoyo tras hoyo con un magnífico y atrevido juego de hierros. En el 13 consiguió el último acierto del día, suficiente para sellar esta victoria tan especial para él que acaba con una sequía personal de cinco años sin títulos en el PGA Tour.

Esta es la historia de cómo Colonial pasó de animar con los «Boo’s» en referencia a Weekley, en lugar de los «Koo’s» de Matt Kuchar. Líder a falta de 18 hoyos, el favorito al título acabó en una segunda posición en un día en el que no le salieron las cosas como esperaba. Los putts no entraron y al final, cuando embocó el del hoyo 18 tras una mala salida a la izquierda y un sublime golpe a green por encima de los árboles que dejó a la altura de la bandera, ya era demasiado tarde.

Para el propio Kuchar, la clave de no convertir en victoria esta oportunidad estuvo en su juego con los wedges. Haciendo autocrítica, sostenía que tuvo demasiadas oportunidades en las que con un palo corto en las manos no fue capaz de dejarse oportunidades reales de birdie. Como ejemplo, el implicado citó el hoyo 1, donde desde 67 metros no pudo dejar la bola a menos de 5, el hoyo 11, acabando a casi 6 metros desde 82 y el 15, cuyo golpe desde 116 metros aterrizó a más de 20 de bandera.

En este, al igual que en otros aspectos, Weekley no falló. Sin acusar el cansancio acumulado en las seis semanas de competición seguidas que lleva sobre sus espaldas, el hombre que en pleno The Open Championship afirmó que no sabía dónde estaba Saint Andrews cerró el círculo para tener por fin, algo en común con su ídolo Ben Hogan.

 

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: