Publicidad

Zona Pro

Duelo García – Quirós para abrir boca en Finca Cortesín

María Acacia López Bachiller | 16 de mayo de 2012

Rafael Cabrera-Bello, Sergio García y Álvaro Quirós en la cena de gala (foto de Getty Images)

Mañana comienza la 47ª edición del Volvo World Match Play Championship con el partido estelar que enfrentará a los españoles Sergio García y Álvaro Quirós a las 12.50 horas. Otro plato fuerte de la jornada será el duelo entre Rafa Cabrera-Bello y Martin Kaymer, ganador del US PGA 2010 y número uno del mundo durante varias semanas a comienzos de 2011. Jugarán a las 13.50 horas.

García y Quirós tratan de recuperar las mejores sensaciones tras su discreta actuación en The Players la semana pasada, con la vista puesta en la Ryder Cup. El de Castellón ha comenzado con buen pie su andadura ganando el Pro-Am, mientras que Álvaro Quirós busca la solución a sus problemas con el putt que le han privado de buenos resultados esta temporada.

Mañana jugarán también Brand Snedeker contra Thomas Björn (12.20), Peter Hanson contra Paul Lawrie (12.35), Graeme McDowell contra Robert Karlsson (13.05), Charl Schwartzel contra Nicolas Colsaerts y Justin Rose contra Robert Rock (13.35).

García y Quirós, el defensor del título, Ian Poulter, y Heikki Kovalainen han pasado hoy por el Centro de Prensa.

Sergio García: “Me haría mucha ilusión ganar otra vez en España. Es muy especial competir en tu país así que espero jugar bien mañana y clasificarme para el fin de semana.

Álvaro es un buen amigo y si juega bien va a ser difícil ganarle. A Hiratsuka le conozco menos, pero no creo que haya rival fácil en este torneo. Sólo firmaría un empate mañana si el viernes ganamos a Hiratsuka.

Las declaraciones tan negativas que hice en el Masters fueron por la frustración que sentía en ese momento, pero también por el hecho de que he jugado todos los Grandes en los últimos 13 años menos el US Open de 1999 y no he sido capaz de ganar. Eso no quiere decir que no vaya a hacer todo lo posible en el próximo, el US Open. Tendré más oportunidades.

No se trata de preparar los Grandes de una forma diferente, siempre los he preparado lo mejor que puedo, sino de que te salga tu semana. 

En el The Players la semana pasada no me sentí del todo a gusto, pero espero ir cogiendo más confianza a lo largo de la semana. En el golf, como en la vida, hay veces que las cosas son más fáciles y otras no. Eso hace este deporte más interesante porque si siempre fuera fácil, probablemente me aburriría jugar.

La Ryder Cup significa mucho para mí, es mi torneo favorito y tengo posibilidades si mi juego está bien. Disfruté la edición pasada como vice capitán, pero no quiero repetir, sino estar en el equipo.

En las primeras Ryders sí era una motivación para mí ganar a los americanos por el hecho de que eran los favoritos y teníamos que demostrarles que no eran los únicos. En los últimos años se han igualado mucho las cosas.

La forma de jugar no cambia mucho de Match-Play a Medal. Lo que varía es que tu rival te condiciona, para bien o para mal. Si hace muchos birdies, te obliga a ser agresivo y si juega mal, puedes ir más a amarrar porque igual con el par ganas el hoyo.

Los rivales más duros son los que no te dan un respiro, por ejemplo, David Toms o Jim Furyk, siempre están ahí”.

Álvaro Quirós: “Es una pena que haya dos españoles en el mismo grupo, pero podemos pasar dos. Por ranking mundial, el más flojo es Hiratsuka, pero en Match-Play todo puede pasar y dependerá de quién haga más birdies porque los greenes de Finca Cortesín están impecables.

Me asombró Hiratsuka cuando jugué con él en Doral, paraba las bolas como nadie era capaz de hacer. ¡Hasta le dije al árbitro que había que revisar su blaster! Es muy simpático, un tío genial, un crack.

Nunca he tenido un partido de Match-Play a cara de perro, siempre intento ser un caballero y ni hago ni me han hecho nunca juego sucio. No me enfado por perder y eso que últimamente he caído en primera ronda. Otra cosa es que no tengo por qué dar un putt de 10 cm si creo que no debo darlo.

Los partidos cambian dependiendo de si tengo más afinidad con mi rival, o de si me parece más peligroso. Yo juego con sus debilidades de la misma forma que él juega con las mías. Con Sergio va a haber buen rollo, pero voy a salir a ganarle, que nadie lo dude. El favorito es él, pero a partir de ahí, el juego es el que dice quién pasa.

He hablado con Poulter sobre su éxito en Match-Play y él dice que nunca espera que su rival lo haga mal, así se exige mucho más.

Vengo con malas sensaciones, he terminado 40º en el TPC. Mi juego largo está muy bien, pero el corto, no.

Este año, el gran objetivo es la Ryder Cup. Hace dos años me quedé a las puertas después de haber estado casi todo el periodo de clasificación metido en el equipo. Me obsesioné mucho, todo giraba en torno a la Ryder, fue una locura. Este año, el inicio de temporada no ha sido bueno y ya no me obsesiono, he asumido que mi clasificación es una consecuencia de jugar bien.

Nunca he sido un buen pateador, especialmente en la distancia de 1.5 a 6 metros, donde mis estadísticas son muy pobres para la posición en el ranking. Hay algo que cambiar desde el punto de vista técnico pero también es una cuestión de confianza, sobre todo, después de varios meses en los que no consigues darle la vuelta a la situación. Pepín Rivero me ha dicho, y estoy de acuerdo, que un jugador de mi nivel no puede patear mal tanto tiempo. Hay una parte técnica y una mental.

No soy un número uno del golf, pero tampoco es mi nivel pelear por el puesto 40º en The Players. En el Reale Seguros Open de España no pasé el corte porque me desesperé, pensé “otra semana pasando por los pelos y acabando en el pelotón”.

El golf no es como las matemáticas. A veces la técnica no es del todo correcta, pero si el jugador tiene muy buenas sensaciones, es mejor no cambiar. He trabajado con una psicóloga durante quince meses pero ya lo he dejado”.

Ian Poulter: “Estoy jugando bien y ya me he recuperado de la neumonía que tuve a principios de año. Siempre es bueno volver a una sede donde has ganado. Defender un título es una gran ilusión.

Llego a Finca Cortesín con muchas ganas y espero que me dé impulso de cara a la Ryder. Quiero estar al equipo más que nunca. Olazábal va a ser un capitán fantástico y no me lo perdería por nada. Yo voy a todos los torneos con las mismas ganas, siempre voy a ganarlo, sea o no año de Ryder.

Como todo el mundo sabe, el Match-Play me encanta. Me gusta la emoción, que los hoyos se resuelvan rápido, y me gusta el enfrentamiento personal con el contrario. Ese tipo de presión me estimula y pienso que es un gran formato y que no lo jugamos lo suficiente. Tenemos unos resultados increíbles en la Ryder Cup, para lo poco que jugamos a Match-Play”.

Sergio García gana el Pro-Am

El equipo de Sergio García, que ha jugado con Anton Serrats, Jaime Castellanos y Fernando D’Ornellas, ha ganado el Pro-Am con un resultado de -19, el mismo que ha obtenido el equipo de Robert Karlsson, compuesto por Mark Wharton, Lawrence Bailey y Bob Millar. En tercer lugar, con -18, ha quedado Retief Goosen junto al piloto de Fórmula 1 Heikki Kovalainen, Leslie McCormack y Javier Reviriego.

Fútbol y Fórmula 1

En el Pro-Am han participado los jugadores del Manchester City James Milner y Garteh Barry, campeones de la Premier League. Mientras jugaban en el equipo de Robert Rock, han recibido la mejor llamada que podían esperar, la del seleccionador inglés, Roy Hodgson, que cuenta con ellos para la próxima Eurocopa.

Aprovechando la presencia de estos jugadores en Finca Cortesín, le ha preguntado a Sergio García en la rueda de prensa por las posibilidades del Manchester City en la Champions el año que viene, a lo que el de Castellón ha contestado que ve muy superiores al Real Madrid y al Barcelona.

También ha jugado el Pro-Am el piloto de Fórmula 1, Heikki Kovalainen, un loco del golf: “Empecé a jugar al golf hace tres años, estábamos en el Grand Prix de Malasia y un amigo me llevó a una cancha de prácticas. Desde el primer momento me enganchó y me entusiasmó. En sólo tres años he conseguido bajar a hándicap 5,4.

 El golf es un reto constante, yo juego porque me divierte y además me encanta competir. Se ha convertido en el hobby de muchos deportistas de élite. Creo que es el deporte más difícil y, como bien dicen, el de la humildad, un día juegas bajo par y te crees el rey del mundo y al siguiente, te forras. 

Procuro jugar todo lo que puedo; cuando viajamos a Asia, Australia, Estados Unidos… no llevo la bolsa pero en Europa, siempre viajo con los palos. Soy muy amigo de Ian Poulter, hoy, precisamente, me ha corregido un poco el swing y enseguida he visto el resultado. Creo que no tengo talento natural para este deporte pero lo compenso entrenando mucho. Se me da bien y me siento cómodo con el Drive, suelo pegarle recto y cojo unos 260 metros; pateo bien, y lo peor de mi juego son los golpes entre 30 y 40 metros, ahí es donde necesito mejorar.

He quedado varias veces en jugar con Fernando Alonso pero nunca lo hemos conseguido, hemos dicho que de este año no pasa, será un buen partido. Conozco a Pablo Larrazábal y ayer conocí a Sergio García, Rafa Cabrera y Álvaro Quirós, que estaba deseando porque les sigo en televisión. He jugado el Pro-Am con Retief Goosen y hemos quedado terceros ¡a sólo un golpe de Sergio y Robert Karlsson!”.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: