Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

El divertido viernes de Rory McIlroy

Carlos Palomo | 06 de abril de 2013

Viernes por la noche en Texas. Un joven camina desorientado por el pasillo de un hotel sin calcetines ni zapatos intentando encontrar una solución tras dejarse la llave de su habitación dentro de ésta y por lo tanto sin posibilidad de entrar. La situación se hace más divertida cuando el descalzo joven en cuestión tiene dos Majors, ha sido número 1 del mundo hasta hace dos semanas y viene de firmar uno de sus mejores días en el campo de golf en lo que va de año.

Por la tarde, Rory McIlroy había concluido su segunda vuelta en el Valero Texas Open con un resultado de 67 golpes (-5) finalizando con tres birdies seguidos que casi le aupan a la primera plaza de la clasificación en el momento. Su putt de eagle en el 18 era para ponerse colíder con -6 minutos antes de que Billy Horschel entregase su segundo 68 (-4) para -8 total. Atrás quedaron los «fallos tontos» que le hicieron firmar una tarjeta al par del campo el día anterior.

Podemos decir que la segunda jornada de McIlroy empezó realmente el jueves cuando pegando bolas en la cancha de prácticas una vez entregado su 72 se dio cuenta que estaba bajando el palo demasiado por dentro. Comprometido con esta idea, pudimos ver en el campo al norirlandés que el año pasado maravilló con un año mágico. En todos los aspectos, tanto en el juego largo, donde muchos de sus drives superaron las 320 yardas, en sus hierros, atesorando sus mejores números en greenes en regulación de lo que va de año (28 de 36) y alrededor de green, mejorando en sus approaches al hoyo y en el índice de conversión de putts de menos de 5 metros. Y según él, esta pequeña variación de evitar esa bajada por dentro puede ser el cambio necesario para hacer que todo funcione esta semana y sobre todo, la del Masters de Augusta.

Tras avanzar 40 puestos con su 67, comenzará el fin de semana a solo dos golpes de Billy Horschel y a uno del trío de jugadores que ocupan la segunda posición con -6. El año 2013 del líder está siendo bastante correcto a pesar de no hacer excesivo ruido hasta que el domingo concluyó en el segundo puesto en el Shell Houston Open. Ha pasado sus últimos 21 cortes en el PGA Tour y esta semana vuelve a estar en lo más alto gracias a un buen comportamiento en los greenes, con 53 putts en dos días.

En lo que respecta a Gonzalo Fernández Castaño, el madrileño falló su primer corte desde junio del año pasado después de entregar su segunda tarjeta por encima del par. Los 74 golpes (+2) que firmó este viernes unidos a los 75 de la primera jornada no le permiten pasar al fin de semana por lo que deberá esperar a próximas citas para sumar la cantidad de dólares necesaria para conseguir la tarjeta americana para el año 2014.

Tras salir por el hoyo 10 del AT&T Oaks Course del TPC de San Antonio, Fernández-Castaño llegó a ir por debajo del par en el 2, su undécimo del día. Las cuentas podían salir para meterse en el fin de semana con un acumulado de +2 pero hizo bogeys en cuatro de los cinco hoyos siguientes y ahí acabaron sus posibilidades. La semana que viene será uno de los tres españoles presente en el Masters de Augusta junto a Sergio García y Chema Olazábal.

Resultados completos 

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: