Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Duelo de gallos en Boston con la vista puesta en Atlanta

Óscar Díaz | 31 de agosto de 2012

Por décimo año consecutivo, el TPC Boston acoge un Deutsche Bank Championship integrado en la estructura de los playoffs de la FedEx Cup desde 2007 y que tiene la particularidad de finalizar el próximo lunes 3 de septiembre, el festivo “Labor Day” estadounidense que equivale a nuestro 1 de mayo.

Llegan a este segundo filtro de la fase decisiva de la FedEx Cup 98 de los 100 mejores de la clasificación, con las únicas bajas de Sergio García, que ha decidido tomarse una semana de descanso para coger fuerzas de cara a las últimas citas del PGA Tour y la Ryder, y David Toms, el jugador de Louisiana que ha preferido renunciar al torneo para estar junto a su familia mientras el huracán Isaac pasa de nuevo por el estado que más castigo sufrió por culpa del Katrina. Con su baja, Toms renuncia a seguir en los playoffs, ya que estaba fuera de los 70 mejores y no tendrá oportunidad de superar esta barrera para estar en el BMW Championship de la semana que viene, ni de aspirar, obviamente, a colocarse entre los 30 mejores que se disputarán el título de la FedEx Cup 2012 en el Tour Championship que, una vez más, se disputará en el East Lake Country Club.

Aunque los jugadores ubicados en los cuarenta últimos puestos de la clasificación de la FedEx Cup andarán pendientes de cuentas y cábalas, la atención del público se centrará en los sospechosos habituales, encabezados por la pareja de moda, Tiger Woods y Rory McIlroy, que parecen llevar con salud la rivalidad artificial que se pretende generar a su alrededor. Pese a las divertidas puyas de McIlroy en la rueda de prensa previa al Barclays, a los dos se les vio compartir charla, risas y momentos distendidos durante el juego.

El norirlandés llega a su segundo Deutsche Bank Championship como ganador del PGA Championship y proliferan las preguntas acerca de récords, marcas, Tiger Woods y Jack Nicklaus.

“Nunca me he dedicado a perseguir récords ni a plantearme cifras. He conseguido mi segundo major, y habrá mucha gente que se harte de esta frase, pero acabo de conseguirlo y ahora toca ir a por el tercero. Espero que no tarde en llegar, y cuando lo logre querré conseguir el cuarto. Así es como me lo planteo. No quiero pensar en cifras, porque si menciono un número y no lo alcanzo, o quiero estar decepcionado con una carrera que en realidad es muy buena o que los demás piensen que no he cumplido las expectativas”, explicaba McIlroy en la rueda de prensa de ayer.

Mientras tanto, Tiger Woods llega a Boston completamente recuperado de sus molestias en la espalda y después de haber participado en el torneo benéfico organizado por su amigo Notah Begay. El ganador de este torneo en 2006, ya con tres victorias en el morral, quiere quitarse el mal sabor de boca que le han dejado sus últimas actuaciones durante el fin de semana, una sensación que se refuerza con las estadísticas. Como indica Fred Albers en un interesante estudio, Woods es el tercer mejor jugador del PGA Tour en media de golpes antes del corte, con 69,65, pero solo es 59º en la tercera jornada y 73º en la cuarta, con 70,83 golpes de media. Aun así, sus demás cifras son espectaculares y solo dejan algo que desear en los tiros a green con los palos más cortos de la bolsa y con los putts de 3 a 5 metros.

En segundo plano, donde se suele sentir a gusto, Luke Donald podría tener mucho que decir esta semana. Segundo en 2010 y tercero en 2011, Donald lleva una temporada sigilosamente buena, que parece deslucida por el brillo del impecable año pasado, y podría propulsar sus opciones con un triunfo en Boston.

Para ello tendrá que enfrentarse a la plana mayor del golf estadounidense, encabezada por Webb Simpson, defensor del título y ganador del US Open 2012, y Nick Watney, inesperado vencedor en el Barclays a costa de Sergio García. Además, la inminente decisión de Davis Love III meterá presión a los aspirantes a una de las cuatro plazas para la Ryder en juego, entre los que han ganado terreno el ya mencionado Nick Watney, Brandt Snedeker (top 5 en las dos últimas ediciones del Deutsche Bank) y Dustin Johnson, los mejores en el primero de los playoffs. No hay que descartar a Jim Furyk, Steve Stricker, Rickie Fowler (uno de los favoritos de Davis Love III), aunque el corte fallado por Hunter Mahan parece haberle relegado en las preferencias del capitán estadounidense.



Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: