Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Duelo aplazado

Enrique Soto | 27 de octubre de 2013

La caída de Keegan Bradley dejó la clasificación del CIMB Classic de lo más apretada. Allí estaban Chris Stroud, Kiradech Aphirbarnrat, Gary Woodland o Ryan Moore, dispuestos a dar el zarpazo definitivo en los últimos 18 hoyos. El tiempo, sin embargo, tenía otros designios que entorpecieron lo que se suponía un ataque masivo desde todos los flancos, generoso y abierto. Hasta dos veces fue suspendido el juego en Kuala Lumpur y no fue hasta las seis de la tarde cuando verdaderamente diera comienzo el torneo.

En una situación como esta, no suele ser hasta los últimos hoyos del recorrido cuando el panorama empieza a aclararse; demasiados candidatos como para que uno destaque por encima del resto, obviando lo que acontece en otros partidos. Los buenos resultados comenzaron a sucederse a mitad de tabla, como los menos cinco de Billy Horschel y Rickie Fowler o el espléndido menos seis de Aaron Baddeley, que se situó muy cerca de los principales aspirantes. Un resultado como estos era sinónimo de victoria para cualquiera de los últimos partidos, pero la tensión volvió a hacer mella una semana más en la élite. Aphirbarnrat comenzó demoledor, con cuatro birdies en seis hoyos, para luego atascarse en una sucesión de pares; Stroud respondía a los aciertos con errores, como el demoledor doble bogey en el 9; mientras que Woodland y Moore se vigilaban de cerca, conscientes de que ni el uno ni el otro fallarían con tanta facilidad.

El triunfo oscilaba entre estos dos últimos. El bombardero Woodland, que ahora también destaca en las inmediaciones de bandera, consiguió cinco birdies y solo cometió dos bogeys, entregando un sólido 69. Moore, siguiendo los mismos patrones que le habían permitido firmar un 63 el jueves, llegó hasta los 70. Oscurecía en Malasia cuando el primero se dejó un putt de birdie de tres metros en el 18, que significaba el birdie y su tercera victoria en el PGA Tour. Su bola esquivó el hoyo. Moore, necesitado de un par para ampliar la contienda, no cedió, y el campeonato finalizó en tablas en un acumulado de menos catorce.

“Tener que volver mañana para jugar el playoff no es la peor noticia del mundo”, declaró Moore. “Simplemente estoy feliz por poder disputarlo. Recuperé alrededor de green en el último hoyo, conseguí sacar el par y esperé a ver qué sucedía. Afortunadamente, todavía tengo una oportunidad”. Por su parte, Gary, que jugó un 18 (par 5) de manual, añadió: “Cayó más de lo que pensaba. Fue un día duro y claro, después de tener ese último para ganar, me hubiera encantado embocarlo. Pero no haría nada distinto. Pegué a la bola donde quería y desafortunadamente no entró”.

Mañana ajustarán cuentas en el tercer torneo de la temporada del Circuito Americano. Sergio García, antes de disputar el HSBC Champions, finalizó decimoprimero tras entregar el par del campo en la última jornada.

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: