Zona de juego

Apuestas de golf: esas semanas en la que casi es mejor no ganar

Danel Agirre | 12 de julio de 2012

Ha pasado una eternidad desde que un golfista triunfó en un ‘major’ después de llevarse el torneo de la semana anterior. Y en 7 días comienza el Open Británico…

Cuando Royal Lytham elija un ganador dentro de diez días, la forma en que ese jugador haya preparado el Open Británico será juzgada como la óptima por miles de expertos. Si viene de disputar el Open de Escocia esta semana, será porque se ha aclimatado a los recorridos ‘links’ de forma apropiada. Si lo hace después de tomar parte en el John Deere Classic, porque no ha roto su rutina en el PGA Tour y ha llegado sin ningún tipo de estrés al histórico campo de Lancashire. Y si el triunfador ha pasado la semana previa entrenando, no faltará quien diga que no es conveniente competir justo antes de un ‘major’. Y ocurra lo que ocurra, lo único que es seguro cuando llegue el PGA Championship este debate se reabrirá por enésima vez.

Open de Escocia

Darren Clarke llegó a Royal St. George’s en 2011 deprimido tras una horrenda última jornada horas antes en el Open de Escocia. Desesperado porque el ‘putt’ no funcionaba, temía un viacrucis en el Open Británico. Cuatro días después ganó su primer grande a los 43 años con una inolvidable lección de golf. Luke Donald se había presentado con el título conquistado en el Castle Stuart Golf Links de Inverness bajo el brazo. Parecía engrasado para lanzarse a por su primer ‘major’; sin embargo, no superó el corte.

Donald defenderá su título en el Open de Escocia, y sólo la semana que viene se preocupará de mejorar su papel en el tercer grande del año. El inglés (8,5) se hartó de hacer ‘birdies’ al recorrido de Castle Stuart en 2011, ya que presentó una tarjeta de 19 bajo par en sólo 54 hoyos (se acortó el torneo por las lluvias torrenciales en el norte escocés). Han pasado algunas semanas desde que el sólido número uno del mundo compitió por última vez, y en Inverness se encontrará con un ‘field’ más que notable, que incluye a varios puntales del PGA Tour que han optado por jugar un campo ‘links’ con tensión competitiva antes del reto de la semana que viene.

Phil Mickelson (23), Kevin Na (56), Aaron Baddeley (71) o John Rollins (91) deberían tener algunas dificultades para adaptarse al recorrido, aunque Castle Stuart presenta calles anchas y sólo se complica cuando el viento arrecia con mucha fuerza. Si el clima acompaña, jugadores que presentan un excelso estado de forma como Francesco Molinari (17), Padraig Harrington (17), Ernie Els (26) y Ross Fisher (26) podrían provocar un destrozo en el tablón del hoyo 18.

Las semanas pasan, y varios jugadores españoles empiezan a necesitar un golpe de efecto para volver a dar brío a sus opciones para estar en la Ryder Cup. Las victorias no llegan, y la nómina de jugadores europeos con el colmillo afilado no para de crecer. Rafa Cabrera-Bello (56) cimentaría su candidatura con hormigón armado si lograra un triunfo de prestigio. Pablo Larrazábal (91) y Miguel Ángel Jiménez (126) han llegado a un punto en el que requieren dos meses descomunales para recibir una llamada de José María Olazábal (301) al final del verano. Por cierto, el capitán europeo lleva semanas afinando su juego, y sólo el hecho de encadenar tantos torneos seguidos constituye una grandísima noticia.

Apuestas recomendadas: Luke Donald a cuota 8,5 y Ross Fisher a cuota 51.

John Deere Classic

Un Boeing 767 estará listo el domingo en el Quad City International Airport de Illinois para volar a última hora de la noche a Manchester, de forma que todos los jugadores que toman parte en el John Deere Classic y estén clasificados para el Open Británico llegue a Royal Lytham a primera hora del lunes. Con todo, es probable que el avión no vuele al máximo de su capacidad, ya que el ‘field’ que se reunirá en el TPC Deere Run es de los más discretos de las últimas semanas. En medio de los rumores que insinúan que Tiger Woods y Phil Mickelson recibieron fijos millonarios para dar lustre al Greenbrier Classic, Clair Peterson —el director del torneo de la firma de maquinaria agrícola— ha optado por un obsequio más equitativo, barato y práctico, que bien agradecerán los que tengan que cruzar el charco de forma apresurada. Deberán pagar 1.250 dólares por cada uno de los tres asientos a los que tienen derecho.

Steve Stricker (8,5) tratará de hacerse con un insólito cuarto entorchado consecutivo en el John Deere, y para ello deberá revertir una trayectoria reciente no excesivamente feliz. Zach Johnson (17) querrá volver a exhibir el juego que le hizo florecer en primavera, y adquirir la confianza que necesita para volver a completar otro gran ‘major’. Si obviamos estos dos grandes nombres, nos encontramos con uno de los eventos más abiertos de la temporada, en el que conviene fijarse en los jugadores que vuelven a Illinois cada año y acumulan resultados destacables. Brendon de Jonge (34), Charley Hoffmann (56), Kyle Stanley (34) o Charles Howell III (56) son algunos de los más destacados.

Apuestas recomendadas: Brendon de Jonge a cuota 34 y Kyle Stanley a cuota 56.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: