Ryder Cup 2014

Sergio: “Cuando me he enterado de que Jamie había ganado casi se me caen los ojos al suelo”

Óscar Díaz | 28 de septiembre de 2014

Sergio García remataba su partido contra Jim Furyk en el hoyo 18, como en Medinah hace dos años, y lo hacía después de jugar una segunda mitad de recorrido espectacular, heredera de la segunda mitad de los foursomes del sábado con Rory McIlroy. Justo final para un García que quizá no haya estado a su mejor nivel durante las primeras sesiones, pero que ha ido ganando enteros a medida que avanzaba la competición y ha rematado con una racha espectacular de tres birdies, un eagle y un par en los cinco últimos hoyos. Con la emoción a flor de piel (las lágrimas han asomado a sus ojos en el 17), el jugador de Borriol nos transmitía sus primeras sensaciones a pie de campo.

“Ha sido muy intenso. El 17 no he podido aguantarlo y en cuanto me he enterado de que Jamie había ganado casi se me caen los ojos al suelo. Con Jim siempre hemos tenido partidos intensísimos y he sido capaz de ganarle jugando bien y muy orgulloso de cómo he acabado hoy”, declaraba el español. “Es curioso, pero he tenido malas sensaciones toda la semana y he estado incómodo, con la idea de que estaba decepcionando un tanto a mis compañeros y sin jugar tan bien como el resto del año. Hoy me he encontrado mejor. He pegado un par de golpes erráticos pero me he encontrado mejor y mucho más tranquilo. Tenía las ideas más claras y las sensaciones de los cuatro o cinco últimos hoyos han sido increíbles”.

La pasión que Sergio siempre ha sentido en la Ryder Cup ha rebosado en el hoyo 17, cuando su partido aún estaba por decidir.

“Es impresionante. Rara vez lloro y no me podido contenerme. Este torneo es muy especial. He tenido la suerte de jugarlo muchas veces y de hacerlo bien. Más feliz, imposible”, explicaba el de Borriol.

En cuanto al capitán McGinley, Sergio solo tenía palabras de elogio.

“Ha sido impresionante y muy metódico, y ha tocado todos los aspectos que tenía que cubrir. Muy inspirador. He tenido la suerte de jugar a las órdenes de muchos grandes capitanes y Paul ha hecho las cosas de manera un poco diferente pero con un gran estilo“, indicaba Sergio, que pasaba a entrar en detalles. “El enfoque de su capitanía ha sido más moderno. Se ha preocupado de todos los detalles, sabiendo que lo que teníamos estaba bien e intentando mejorarlo un poco sin hacer grandes cambios. Ha hecho un gran trabajo, impresionante. Lleva meses hablando conmigo, me dijo lo importante que era para él que estuviera en el equipo de la Ryder Cup y probablemente es una de las cosas que me ha hecho jugar tan bien este año”.

Con respecto a la posición que ocuparía en los individuales, García dio alguna indicación no demasiado concreta.

“Le dije al capitán que en mitad de tabla, entre el sexto y el noveno. Me puso el octavo y fue una coincidencia, pues en 2012 jugué el octavo contra Jim y le gané en el 18. Hay cosas que no se pueden describir, pero es una de esas coincidencias que son bonitas de contar”, explicaba.

En esa posición no era de extrañar que rondara la consecución del punto de victoria, algo que se le pasó por la cabeza pero no le obsesionó.

“Tenía que acabar muy bien. Después de hacer el birdie al 15, tenía que hacer eagle-birdie y ganar los dos hoyos, a lo mejor… pero no era importante. Yo sabía que Jamie estaba bien y quería que ganara, no que perdiera dos hoyos y luego nunca sabes lo que puede pasar. A mí no me importaba que no fuera yo. Lo importante es ganar la Ryder y quien meta el putt final es lo de menos”.

El año pasado Sergio García dejó dicho que quería que Kaymer el autor del putt definitivo, y este año también se le pasó por la cabeza un nombre.

“Si me pongo a hablar no se lo va a creer nadie. Esta mañana lo he pensado, porque he estado sentado con Jamie y he tenido la sensación… pero siendo rookie tampoco quería meterle presión. Pero he tenido la sensación de que a lo mejor era Jamie quien nos daba la copa. Ha resultado así, pero no me he atrevido a decirle nada para no meterle más presión de la que ya había”.

Y acerca de la polémica de la semana, las críticas que le dirigió Nick Faldo cuando le dijo que el de Castellón había sido “inútil” en Valhalla en 2008, Sergio, una vez más, no quiso darle importancia.

“Sinceramente, no lo he pensado en ningún momento en el campo. Es un comentario desafortunado de Faldo, todos conocemos quién es él y es una lástima. Lo que más me ha fastidiado es que lo haga en una semana de Ryder; si lo hace en otra semana no hay problema, pero en esta semana… No por mí, sino porque al equipo no le ayuda. Cualquier cosa negativa no ayuda”.

Pero ese único punto negativo de la semana ha quedado atrás y ya solo queda disfrutar de esta magnífica Ryder en la que Europa se ha impuesto a Estados Unidos por 16,5 a 11,5.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: