Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Luke pateando en cada hoyo

Enrique Soto | 20 de abril de 2014

Cuando Luke Donald llegó al número uno del mundo no había demasiado que mejorar en su juego. Fueron seis victorias en poco más de un año en circuitos diferentes, dos top 10 en los grandes y muchos, muchos putts que terminaban cayendo. Cuando Mark Broadie publicó las estadísticas que había recogido entre el 2003 y el 2012 no había sorpresas: dentro de los greenes, Luke había sido el mejor, de largo. Sucede algo similar en el golf femenino con la actual tirana de la competición, Inbee Park, y sucedió también a lo largo de la historia con Ben Crenshaw o Brad Faxon. Ellos patean y los hoyos se transforman en aspiradoras.

Cambios. Estos jugadores, sin importar el número de éxitos en el camino, siempre se fijan en el proceso. A veces no se trata tanto de acumular victorias sino de saber que navegan en la dirección adecuada, que siguen evolucionando del mismo modo que les llevó un día a ganar. Luke no estaba contento con su rendimiento en los grandes por una razón evidente: nunca ha contado con una opción clara a falta de pocos hoyos el domingo. Comenzó a trabajar con Chuck Cook, el hombre que ayudó a Dufner a levantar un PGA, y esperó a que el tiempo le otorgara recompensas. Así es como llegamos a esta semana a Carolina del Sur, con un jugador que fue durante una época de su carrera el mejor luchando como cuando pisó por primera vez Estados Unidos.

Y luego está Hilton Head, un recorrido diseñado por Dye y Nicklaus de greenes pequeños, calles estrechas y un buen puñado de penalizaciones para aquellos que no envíen su bola en la dirección adecuada. Echen un vistazo a la clasificación y sabrán que hace falta para triunfar allí, solo por los nombres: Kuchar, McDowell, Furyk… Acostumbran a viajar en línea recta y, simplemente, acostumbran a fallar menos que el resto. Es lo que hace falta para destacar en este escenario y es lo mismo que buscaba Donald cuando llamó a Cook: consistencia de tee a green; quitarse de la vuelta ese drive desviado o aquel hierro que finalizaba en un bunker. Su juego corto sigue siendo excelso, pero necesitaba de esa seguridad que tanto otorga a un líder a falta de pocas pruebas.

Su tercera vuelta allí, en un campo lleno de trampas, fue como el examen que venía buscando para demostrar todo el trabajo cargado en la espalda. “Fallé tres greenes el viernes y cuatro hoy”, dijo. “Esa siempre es una buena receta para el éxito en un sitio como este”. Imaginen a Luke pateando para birdie en cada hoyo, en un día inspirado, e intenten adivinar que números apunta en su tarjeta. Fue un 66 el sábado, con seis birdies y un eagle. En el futuro, a ese nivel, el número uno puede volver a entrar dentro de las posibilidades.

“Como jugadores nos ponemos un poco ansiosos cuando pasa tiempo desde la última victoria”, añadió. “Después de dejar a Patt Gross, que me llevó al número uno, sentí presión en algunos momentos, y especialmente en los grandes, donde la preparación es extrema. Ahora, con el método de Chuck, siento que utilizo los músculos grandes algo más. Quería poner la bola en juego, coger calles y greenes cuando lo necesitaba”.

He aquí la recompensa: el liderato con dos golpes de ventaja a falta de 18 hoyos. John Huh le sigue desde el menos seis, mientras que Schwartzel, Thompson, Furyk y Martin lo hacen desde el menos cinco. Desde el menos cuatro esperan Stuard, Harman, Kuchar y Every. Hay vueltas bajas todavía en este campo, como evidenció Gonzalo Fernández-Castaño al entregar un 67 y ascender hasta la vigésimo segunda posición. Y ahora Luke está de nuevo arriba, en un lugar donde mañana no importara tanto el estado de su swing sino el verdadero comprobante de si está preparado para cerrar dos años sin triunfos: necesitará cerrar el torneo. Eso requiere de algo que hace tiempo que no practica.

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: