US Open 2015

Jordan Spieth: “Si me coloco -7 en un torneo, no me gusta acabar en -4”

Redacción | 21 de junio de 2015

Jordan Spieth, durante la tercera vuelta en Chambers Bay (foto © USGA/John Mummert)

Chambers Bay ha propiciado una tercera jornada llena de emoción. Sus greenes, cuajados de baches y perversas ondulaciones, no han impedido que cuatro osados jugadores llegaran al domingo liderando el torneo.

Jason Day, Brendon Grace, Dustin Johnson y Jordan Spieth encabezan la clasificación con cuatro bajo par y cuentan con un colchón de tres golpes sobre su perseguidor más cercano, el sudafricano Louis Oosthuizen.

Para uno de los líderes, el australiano Jason Day, el día resultó verdaderamente complicado. Tras el desvanecimiento del viernes, el jugador salió al campo en no muy buenas condiciones y los vértigos volvieron a aparecer. Aun así, tirando de carácter, Day consiguió un -2.

“No me sentía bien esta mañana y estuve bastante aturdido por la medicación durante los primeros nueve hoyos. Me encontraba mejor en la segunda vuelta y nuevamente volvió el vértigo en el tee del 13. Empecé a temblar y tuve nauseas hasta el final. El año pasado no pude jugar por el vértigo y esta vez era peor. Solo quería terminar”, declaró brevemente el jugador australiano.

El menos conocido de los colíderes para el público estadounidense, Branden Grace, es cuadragésimo en el OWGR, jugó la Presidents Cup en 2013 y ha ganado dos veces en 2015 en el Tour Europeo, almacenando un total de seis títulos.

”Estoy en muy buena posición. Salir el domingo compartiendo el liderato en el US Open es el sueño de cualquiera. Hoy he jugado bien bajo presión. Llegar uno por detrás en el “moving day” es un desafío, y el campo se complicó mucho hacia el final. Los hoyos 15, 16 y 17 han sido realmente duros”, explicaba el sudafricano. “Estoy feliz y no puedo esperar a mañana. Esto es por lo que todos peleamos cada jornada y para esto jugamos al golf. Tener la oportunidad de ganar mi primer major es algo muy especial”..

En el pasado, Dustin Johnson dejó escapar una ventaja de tres golpes en el US Open de 2010 en Pebble Beach y también vio cómo se volatilizaba su oportunidad de ganar el Open Championship de 2011 por culpa de un inoportuno fuera de límites en el tramo final.

“He estado un par de veces en esta situación, así que sé cómo controlarme. Sé lo que necesito para conseguirlo”, resumía Johnson, que también se quedó fuera del playoff del PGA Championship de 2010 en Whistling Straits que ganó Kaymer.

“Hoy he jugado de manera sólida. He dado muy buenos golpes y estoy contento. Los greenes están muy firmes y me he dejado algunos putts por el camino, aunque he conseguido otros. En el hoyo 13 hice un mal swing y perdí la calle. Sabía que iba a ser un difícil golpe desde el bunker, pero la puse en green. Lamentablemente hice tres putts, pero estoy donde quiero estar”.

El único de los líderes que hasta ahora ha ganado un grande, Jordan Spieth, podría conseguir el domingo ser el sexto hombre en ganar el Masters y el US Open el mismo año. El sábado no tuvo uno de sus mejores días.

“Si no se coloca bien la bola desde el tee, hay que trabajar mucho para lograr el par. Hoy he tratado de forzar en un par de ocasiones y no he estado acertado. Tendré que pegar mejor a la bola mañana. He estado un poco apagado, pero también he hecho un montón de birdies. Solo tengo que reducir mis errores. Cuando me coloco siete bajo par en un torneo no me gusta acabar la jornada en -4”, declaraba con cierta seriedad el jugador estadounidense.

“Mañana tendré que jugar un poco mejor, porque mentalmente creo que estoy lo suficientemente preparado para ganar. Intentaré centrarme en el juego y separarme lo más rápido que pueda de mis compañeros”.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: