Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Jordan Spieth, el depredador amable

Redacción | 28 de septiembre de 2015

Puede que algún día Jordan Spieth se aleje de su imagen actual y se convierta en un cazador cruel e inflexible, aunque francamente lo dudamos. El texano va a su ritmo y sus maneras se alejan de otros campeones implacables que lo han antecedido, pero los resultados son similares. Como la tortura de la gota malaya, Spieth va haciendo mella poco a poco hasta acabar con sus rivales. Y si no, que se lo pregunten a Henrik Stenson, emparejado con el estadounidense en la última jornada del Tour Championship y última víctima del hambre de victoria de su rival.

En 2015, Spieth ha batido marcas históricas y se despide del año llevando en el morral dos majors, cinco torneos y el récord de ganancias del circuito. Y detrás de su calidad y de su capacidad se esconde una verdad inquebrantable: ha sido quien más ha querido todos esos éxitos.

La naturaleza del Tour Championship, fin de fiesta (relativo) del PGA Tour reservado a los treinta mejores de la temporada, y la estructura de la FedEx Cup hacen que la atención de los mejores se disperse y no siempre el mejor de la temporada regular se lleva los diez millones a casa. Véase la nómina de ganadores de los años anteriores, que deja patente que el dinero, por elevada que sea la cantidad, no es reclamo suficiente para los mejores y que pocos perciben gloria en este título. Y algunos no tuvieron empacho en expresarlo en voz alta, como Rory McIlroy, pero solo Jordan Spieth dejó claro que quería el triunfo y que su consecución era importante para él al margen de cualquier consideración económica.

“Es un refrendo del año, un refrendo de los playoffs y de cómo puedes sufrir momentos malos poco después de estar en lo más alto. La gente te da la espalda con facilidad”, declaraba un Spieth que sembró dudas al fallar el corte en las dos primeras pruebas de los playoffs. “No hacer caso a esas cosas, centrarme en lo mío y llegar al escenario más importante y rendir me va a dar mucha confianza de aquí en adelante, porque seguro que habrá más altibajos”.

En Atlanta a Spieth le bastó con controlar la situación y dejar que sus rivales fueran los que le apretaran. Ninguno de ellos lo consiguió, ya que Danny Lee, Justin Rose y Dustin Johnson, los más aguerridos en la jornada final, estaban demasiado lejos. Stenson, su compañero de partido, mantuvo el pulso a cierta distancia durante los once primeros hoyos pero terminó claudicando ante la infalibilidad del estadounidense en los greens. La cuarta vez que gana en los cuatro últimos torneos que ha salido como líder. La gota malaya volvía a surtir efecto…

Con la victoria, además, zanja el debate suscitado por la impresionante racha de juego de Jason Day, autor también de cinco victorias este año, que lo alejó del primer plano durante unas semanas. El mejor jugador del año, pese a sus tribulaciones del último mes y medio, es Jordan Spieth. Es quién más lo ha querido y quien mejor lo ha sabido hacer.

1 comentario a “Jordan Spieth, el depredador amable”

  1. El 28 de septiembre de 2015 anselmo a garcia hauw ha dicho:

    CREO QUE LA TENACIDAD,AMOR PROPIO,FUERZA DE EMPUJE,AUTOCONVENCIMIENTO ASI MISMO QUE SE PERCIVE JORDAN SPIETH,ES ASOMBROSO,NO CAVE NINGUNA DUDA QUE ES FUERA DE SERIE ARRIBA DE GREEN,NO SOLO LO QUE EMBOCA,SINO EN EL MOMENTO JUSTO,CUANDO COMETE ALGUN ERROR O EL ADVERSARIO LO PRESIONA CON ALGUN TIRO ESPECTACULAR A LA BANDERA,LE GANA LA APUESTA EMBOCANDOLE PRIMERO, ESONO ES FACIL DE LOGRARLO,SOBRE TODO BAJO PRESION.FELICITACIONES CAMPEON. GRACIAS.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: