Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Especial Solheim Cup

Europa está preparada para romper con la historia

Enrique Soto | 16 de agosto de 2013

Anna Nordqvist pegó el primer golpe de la Solheim Cup 2013 y todos los interrogantes fueron diluyéndose. Atrás quedaron los nombres, las estadísticas y el pasado de estas jugadoras en la máxima competición por equipos del golf femenino para dar paso a dos equipos enfrentándose en match play, a golpes alternos. De poco importaban las cifras cuando el campo al que se enfrentan esta semana, el Colorado Golf Club, es tan distinto de otras sedes que han albergado este torneo.

Anna Nordqvist y Caroline Hedwall ganan 4&2 a Stacy Lewis y Lizette Salas

Era el primer punto de la competición y ambas capitanas intentaron hacerse con él a toda costa. Liselotte Neumann confió en sus compatriotas, mientras que Meg Mallon apostó por la número dos del mundo, reciente ganadora del Women’s British Open, y de una jugadora que promete subir los decibelios del torneo con sus prolongadas rachas de birdies. Tres de ellas cumplieron con el papel que les habían encomendado, a pesar de los nervios, la presión y el saberse fundamentales para marcar una tendencia en la tabla. Lo que nadie se esperaba es que la única que falló fuera la, a priori, más preparada.

Stacy Lewis parecía segura en los primeros compases del enfrentamiento y, junto a Lizette, consiguió ponerse dos arriba tras cuatro hoyos. El juego de ambas era contundente de tee a green y no estaban interpretando nada mal los greenes, la superficie sobre la que sin duda se decidirá esta Solheim. Están tan rápidos que muchas se miran sorprendidas cuando ven cómo su bola rueda varios segundos más de la cuenta. Este escenario es perfecto para que surjan las inseguridades, para que se note perfectamente quién ha ejecutado un approach certero o quién quería asegurar. Las dudas de Stacy comenzaron a surgir a partir del hoyo 6 y fue cuando las suecas comenzaron a mostrar su frialdad en el campo. Dos arriba en el 8, tres en el 10 y cuatro en el 12, mientras que la gran aspirante a batir a Inbee Park caminaba a la sombra de Salas, mucho más fiera como debutante.

Fue el primer punto para Europa, ganado con contundencia. 4&2, mientras Neumann sonreía al ver a sus compatriotas llevar a cabo la tarea encomendada.

Suzann Pettersen y Beatriz Recari ganan 2&1 a Brittany Lang y Angela Stanford

Fue uno de los partidos más duros que se disputaron por la mañana. Neumann había confiado en que Beatriz fuera creciendo junto a la veteranía de Pettersen, mientras que Mallon había apostado por la experiencia y la compenetración de Lang y Stanford, dos jugadoras que prometían vender muy cara la victoria. Ninguna de ellas se equivocó en sus planteamientos. El contundente juego largo de las europeas, seguido de los pocos errores de las estadounidenses, redujo este partido, como era de esperar, a una batalla en los greenes.

Tras cinco hoyos, las chicas de Neumann se habían adelantado en el marcador, aunque por poco tiempo. Dos birdies seguidos de las de Mallon le dieron la vuelta al partido, que se mantuvo en tablas hasta el green del 13. Era el tramo final y había que asegurarse el recortarle golpes al campo, forzar a las rivales a arriesgar más de la cuenta. Fue entonces cuando la contundencia de Suzann y Beatriz dio sus frutos: les bastaron un par de birdies en las últimas cinco pruebas para subir el segundo punto para Europa en la clasificación. 2&1. No había miedo a las gradas. Solo era necesario repetir lo de Killeen Castle.

Catriona Matthew y Jodi Ewart Shadoff pierden 3&2 contra Morgan Pressel y Jessica Korda

Al igual que Lewis había titubeado en el arranque de esta Solheim, hubo una componente del bando europeo a la que también le costó entrar en juego. Jodi Ewart Shadoff formaba pareja con la más veterana de las chicas de Neumann, en parte para que se tranquilizara en los momentos complicados y también para que se sintiera segura si las cosas no salían como esperaba. En el primer hoyo de su enfrentamiento, la inglesa afrontó un putt de un metro para par y empatar con sus rivales. Su intentó ni siquiera rozó el agujero.

Fue el signo que la acompañó durante todo el partido. La debutante estaba nerviosa y fue incapaz de superar la situación, sobre todo en los greenes, dejando a Matthew en constante compromisos para par. Entre las dos no consiguieron ni un solo birdie a lo largo de la mañana, y hasta fue extraño que las estadounidenses no consiguieran rematar el partido hasta el hoyo 16. Pressel aumenta su monstruosa estadística (8,5 puntos en sus últimos 9 partidos) y, como os mostraremos más abajo, formará junto a Korda la única pareja que repetirá por la tarde.

Azahara Muñoz y Karine Icher ganan 2&1 contra Paula Creamer y Cristie Kerr

Parecía el hueso más duro de roer al anunciarse los enfrentamientos el jueves por la tarde. Azahara tenía que lidiar con multitud de papeles a las primeras de cambio. Por un lado, tranquilizar a Karine Icher si las cosas salían mal, ya que llevaba sin jugar este torneo desde el año 2002, cuando apenas contaba veinte años; por otro, contener los seguros ataques de Cristie Kerr, la más veterana entre las estadounidenses, y enfriar todo lo posible a Paula Creamer, que acostumbra a derrotar a sus rivales como si de un asesina en serie se tratara.

Ante el papelón, la malagueña respondió de un modo sorprendente. En el hoyo 1, y antes de pegar el primer golpe del partido, sonrío a las gradas, a sus compañeras y fijó su vista en el centro geométrico de la calle, como si de una vuelta más se trata. Su bola aterrizó justo allí. Junto a Icher, firmó un par en ese mismo green, mientras Kerr fallaba un compromiso de dos metros. Uno arriba a las primeras de cambio. Nunca más volverían a alcanzarlas a lo largo del partido.

Azahara es muy buena como pareja porque otorga certezas en un formato que puede llegar a ser imprevisible. Cuando las estadounidenses amenazaban con acercarse, ella pegaba un golpe más al centro de la calle o provocaba una nueva oportunidad de birdie. No es de extrañar que Icher floreciera a su lado. Dos arriba en el 8, tres en el 9, cuatro en el 10 y un partido prácticamente sentenciado. La malagueña salvó un par desde cuatro metros en el 17 y sacó el puño. Europa está preparada para romper con la historia.

Partidos de la tarde (fourball)

Suzann Pettersen y Carlota Ciganda contra Stacy Lewis y Lexi Thompson
Caroline Hedwall y Caroline Masson contra Angela Stanford y Gerina Piller
Anna Nordqvist y Giulia Sergas contra Brittany Lang y Brittany Lincicome
Catriona Matthew y Charley Hull contra Cristie Kerr y Michelle Wie

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: