Blog

El laborioso sueño americano de Ted Potter Jr.

Moisés Vivancos | 02 de noviembre de 2011

El pasado domingo finalizó el Nationwide Tour Championship at Daniel Island, la última prueba del calendario del segundo mayor circuito profesional de los EE. UU. Una vez concluido este torneo, se conocieron los nombres de los veinticinco primeros clasificados de la lista de ganancias que habían obtenido el derecho a poseer una de las preciadas tarjetas que les permitirá jugar al completo los torneos del PGA Tour la temporada que viene.

Como suele ser habitual, entre los veinticinco elegidos encontramos a todo tipo de jugadores. Viejos conocidos como el sueco Daniel Chopra, que del 2004 al 2010 ya disfrutó del privilegio de jugar con los mejores; antiguos niños prodigio, como el neozelandés Danny Lee, ganador del US Amateur 2008, ex número 1 del mundo amateur ese mismo año y poseedor del récord de precocidad como ganador de un torneo en el European Tour, o jugadores conocidos por cuestiones extradeportivas como Erik Compton, golfista profesional y doble trasplantado de corazón del que ya se habló en esta web y que ha acabado demostrando que, en el campo de golf, es algo más que una curiosidad médica. Lo conseguido por Compton, luchando incluso contra un obligado descanso ordenado por los médicos este pasado verano para detener los primeros signos de rechazo de su tercer corazón es, con total seguridad, la historia de superación personal del año.

No obstante, si uno profundiza entre estos veinticinco elegidos, se pueden encontrar historias fascinantes relacionadas con el esfuerzo que ha supuesto a sus protagonistas llegar a cumplir su sueño. Una de ellas es la del segundo clasificado final en el Nationwide Tour, Ted Potter Jr.

Nacido en Ocala (Florida) en 1983, Ted Potter Jr. empezó a jugar a golf a los dos años y, como ocurre con Phil Mickelson, aunque es diestro en su vida diaria, juega a golf a zurdas.

Ted creció y vio crecer su swing con la única ayuda de los consejos que su padre le daba. Dotado de un gran talento para el juego, el único impedimento para llegar a ser un gran jugador era su precaria situación económica. De origen humilde (su padre trabaja en el mantenimiento de uno de los campos de golf de la zona, y su madre lo hace en un supermercado Wal-Mart), Ted no podía pagarse los gastos derivados de los desplazamientos para participar en los torneos junior de ámbito nacional. Solo podía disputar aquellos que estuvieran a muy poca distancia de su casa, por lo que su “visibilidad” a la hora de obtener ayudas para progresar en este deporte eran casi nulas.

A pesar de haber ganado el Marion Masters en 2002, una vez finalizado el instituto, y ante la ausencia de becas para poder compaginar sus estudios con el golf en una universidad, Ted decidió pasarse al profesionalismo. Se puso a trabajar por horas lavando los buggies y recogiendo las bolas del campo de prácticas del Lake Diamond Country Club y, en sus días libres, empezó a jugar sus primeros torneos en el seno de uno de los mini-tours del estado de Florida, el Moonlight Tour. Así, entre su pequeño salario, las propinas, y el poco dinero que ocasionalmente ganaba jugando a golf, consiguió ahorrar los 4.000 dólares necesarios para empezar a perseguir su sueño; pagar su entrada al torneo de clasificación para el PGA Tour en 2003. A pesar de ser un auténtico desconocido, Ted Potter Jr. llegó hasta la final de la “Qualifying School” y, aunque sólo pudo acabar el 74º, ese puesto le concedió automáticamente la tarjeta del Nationwide Tour para la temporada siguiente.

Cargado de ilusiones a pesar de su inexperiencia, en 2004 Ted se dispuso a hacerlo lo mejor posible: disputó veinticuatro torneos de este circuito… sin pasar un solo corte y, claro, sin ingresar ni un solo dólar en su cuenta. Lejos de desanimarse por tan devastadora estadística, Ted volvió a comenzar, partiendo de cero; empezó a jugar otra vez el Moonlight Tour en 2005 y en 2006 inició su participación en el NGA-Hooters Tour, considerado la tercera división del golf en EEUU. Ese último año consiguió la victoria en tres torneos y fue elegido “jugador del año”. Animado por esos resultados, volvió a presentarse esa misma temporada a la escuela de clasificación del PGA Tour y de nuevo llegó a la final. Aunque esta vez consiguió mejorar diez puestos con respecto a la última vez (64º), tuvo que volver al Nationwide Tour en la temporada 2007, donde participó en veinte torneos… en los que solo pasó tres cortes. Afortunadamente para él, compaginó este circuito con el NGA-Hooters Tour, en el que su rendimiento fue mejor, y ganó el suficiente dinero como para poder seguir jugando.

Aunque los fracasos le estaban proporcionando a Ted una experiencia muy valiosa de cara al futuro, parecía estar atrapado en un círculo vicioso del que no podía salir. En el año 2008 volvió a disputar en exclusiva el NGA-Hooters Tour, consiguiendo siete top 10. En 2009 saboreó otra vez las mieles del éxito en ese circuito al ganar tres veces y volver a ser elegido “jugador del año”. Mientras en el NGA-Hooters Tour su swing funcionaba a la perfección, su rendimiento en la segunda división del PGA Tour seguía siendo extrañamente pobre.

En 2010 lo volvió a intentar y jugó 11 torneos del Nationwide Tour, pasando el corte en solo 3 de ellos. Parecía que el sueño de Ted Potter Jr. de llegar a jugar con los mejores era inalcanzable. Pese a todo, perseveró.

2011 parecía que iba a ser un año más en la vida de este jugador, pero algo había cambiado. Tras conseguir varios top 10 en el NGA-Hooters Tour en diciembre de 2010 y enero de 2011, Potter Jr. ganó los dos primeros torneos de este circuito del mes de febrero de 2011, quedó 5º en el tercero y también se impuso en el último de ellos.

Siguió con su preparación y se presentó el lunes 25 de abril a las puertas del Kinderlou Forest Golf Club (Georgia), sede del South Georgia Classic, para jugar las previas e intentar clasificarse para este evento del Nationwide Tour. A pesar de estar jugando bien, vistas las experiencias precedentes, no era buena idea dejarse llevar por un excesivo optimismo. Sin embargo, Ted Potter Jr. no solo consiguió acceder a jugar al torneo sino que el 1 de mayo de 2011 se convirtió en el campeón del mismo, siendo el primer jugador proveniente de la previa que ganaba en este circuito desde el año 2006 y estableciendo un récord de -16 para vencer por tres golpes al segundo clasificado, el ex jugador del PGA Tour Mathew Goggin. Además de los 112.500 $ de premio, Potter Jr. también consiguió su tarjeta para el resto del año 2011 en el Nationwide Tour.

Tras este triunfo, Ted alternó cortes fallados con varios top 10 hasta que, el 25 de septiembre de 2011, consiguió su segundo triunfo de la temporada en el Soboba Golf Classic y se aseguró su tarjeta del PGA Tour. Ocho años después de su primer intento, tras un largo camino lleno de obstáculos, por fin había conseguido su sueño, algo que muchos jugadores seguramente nunca podrán alcanzar. No hay que olvidar que, cuando vemos en la televisión a los pocos elegidos para la gloria, hay que tener en cuenta que son muchos más los que se quedaron en el camino intentando culminar sus ilusiones.

¿Qué pasó para que este jugador explotara de esta manera? Posiblemente, los malos ratos que pasó en su juventud le han acabado dando la madurez necesaria para gestionar mejor los momentos de tensión, poner en práctica su estrategia en el campo y permitir que su talento hiciera el resto, pero aún hay quien cree que no tiene nada que ver con todo esto. Aunque no seamos dados a brujerías y supersticiones, lo cierto es que su abuelo se llamaba… Harry.

1 comentario a “El laborioso sueño americano de Ted Potter Jr.”

  1. El 9 de julio de 2012 Silvia Llovet ha dicho:

    Venga que gane ya, se lo merece!

    Aunque sea por su abuelo Harry! Ya podrá jugar tranquilo por lo menos durante 2 añitos :)

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: