Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

De la Riva y Otaegui, a eludir urgencias en los links escoceses

Redacción | 02 de octubre de 2014

Oliver Wilson, durante la primera jornada del Alfred Dunhill Links Championship (foto de Getty Images)

Con los dedos de una mano (y sobra uno) se pueden contar los torneos de la temporada regular que faltan por disputar en el European Tour hasta que el circuito se embarque en las series finales en tierras asiáticas, y por tanto escasean ya las opciones de lograr un buen resultado que asegure el puesto de trabajo para el año que viene a todos esos que transitan la zona caliente de la lista de ganancias.

Entre ellos están Eduardo de la Riva (114º en la Race to Dubai) y Adrián Otaegui (121º en la misma clasificación), que necesitan escalar un puñado de puestos (y alguno más si quieren evitar sustos de última hora) para afianzarse entre los 110 primeros del ranking y conservar la tarjeta. De momento, su inicio en el Alfred Dunhill Links Championship es más que prometedor, con sendos 67 en Kingsbarns y St. Andrews, respectivamente, que les hace ocupar la quinta plaza provisional a tres golpes de un redivivo Oliver Wilson, protagonista de la jornada al empatar el récord del temible recorrido de Carnoustie.

Parece que los aires de Ryder han dado fuerzas al inglés, componente del equipo europeo en la edición de 2008 y subcampeón en nueve ocasiones en el European Tour, pero sumido en la neblina desde que perdió la tarjeta en 2001. Actualmente aparece más veces en el Challenge Tour que en el European Tour, pero ni siquiera en la segunda división del golf europeo consigue asentarse. No obstante, el que tuvo, retuvo, y ya hace un par de semanas Wilson se descolgó con un espectacular 63 en Kazajistán del que este 64 en Carnoustie es digno heredero.

«Llevaba tiempo sin jugar así pero quiero volver, sin duda, y ver la Ryder Cup resulta inspirador. La semana pasada los muchachos jugaron de manera impresionante», resumía un Wilson consciente de lo complicado que será recuperar el terreno perdido, aunque no pierde las esperanzas.

No muy lejos de Wilson está otro jugador que intenta volver por sus fueros después de su desplome de juego. De ganar tres majors a desaparecer en el ranking mundial, Padraig Harrington parece haber llegado con una buena inyección de moral después de desempeñar el papel de vicecapitán en Gleneagles y eso le ha servido para anotarse un gran 66 también en Carnoustie… pese a las celebraciones posteriores a la Ryder.

En cuanto al resto de los presentes en la competición bienal, había mucha expectación para ver cómo se comportaban los héroes de Gleneagles encabezados por Rory McIlroy, pero su papel, en líneas generales, ha sido bastante discreto. El mejor, curiosamente, el más flojo en la Ryder: el local Stephen Gallacher, que con 68 encabeza al cuarteto de campeones. Por detrás, Victor Dubuisson con -1, Rory McIlroy con +1 y Martin Kaymer con +2, todos ellos en Carnoustie, mientras que su capitán, McGinley, terminaba al par del campo.

Entre el resto de los españoles, Álvaro Quirós y Pablo Larrazábal comparten la cuadragésima plaza con +1 con otros dos golfistas necesitados de un buen empujón, Carlos del Moral y Nacho Elvira, mientras que Alejandro Cañizares ocupa la septuagésima plaza pese a sus molestias, Jorge Campillo es nonagésimo séptimo, y Rafa Cabrera-Bello está en la 115ª posición en un torneo que desde que se estrenó con la cuarta plaza en 2009 no le es muy propicio.

Resultados completos

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: