Cuando el gato se va…

Óscar Díaz | 18 de mayo de 2013

… los ratones bailan, dice el refrán. Y esto es lo que debió pensar Logan Fondren, responsable de personalización de palos de Callaway Golf cuando decidió dedicar un rato de su jornada laboral a intentar un putt imposible.

Fondren solo necesitó ocho intentos para embocar un putt que bajó por las escaleras, se apoyó en el lateral del descansillo antes de bajar otro tramo de escalones y acabar en una botella de agua. ¿Os atrevéis a intentarlo?

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: