Este sitio emplea cookies de Google para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Zona Pro

Charl Schwartzel se viste de verde en Augusta

Óscar Díaz | 11 de abril de 2011

Logo MastersCharl Schwartzel (-14), la última joya de la inagotable cantera sudafricana, ha conseguido su primer grande del año al imponerse en el Masters de Augusta 2011 en un emocionantísimo duelo a muchas bandas y con protagonistas de medio planeta. Los australianos Jason Day y Adam Scott han compartido el segundo puesto a dos golpes, mientras que Tiger Woods, Geoff Ogilvy y Luke Donald han tenido que conformarse con el cuarto puesto con -10.

Si recurrimos al símil boxístico, Charl Schwartzel golpeó primero en la última vuelta del Masters, se dedicó a tantear a sus rivales en los asaltos intermedios, y finalizó con una letal combinación en la fase decisiva del torneo. El explosivo comienzo de Schwartzel le llevó a embocar dos golpes desde fuera de green en los tres primeros hoyos (birdie en el 1 y eagle en el 3), pero fueron sus cuatro birdies consecutivos en los cuatro últimos hoyos los que le separaron de sus adversarios en una de las resoluciones más espectaculares de las últimas ediciones del Masters.

Y debemos reconocer el mérito al guionista que tan meticulosamente ha planificado la jornada de domingo del Masters: Tiger remontó, McIlroy se autodestruyó, Scott y Day dieron esperanzas a los australianos, Donald luchó hasta el final, y hasta seis jugadores llegaron a compartir la cabeza del torneo en su última fase, desde Ángel Cabrera a K.J. Choi pasando por el sorprendente Bo Van Pelt, que alcanzó el liderato de manera efímera tras rentabilizar con sendos eagles su paso por los hoyos 13 y 15.

Y es que la jornada del domingo fue la antítesis de la extraña jornada del movimiento del sábado: salvo Rory McIlroy, que comenzó a sufrir ya en el hoyo 1 y se borró del torneo en el tramo del 10 al 12 para acabar con un aparatoso 80, los principales favoritos no tardaron en poner guarismos rojos en sus marcadores. Tiger cerraba los 9 primeros hoyos con -5 y tocaba el primer puesto, Cabrera también alcanzaba el -10 con birdies en el 7 y el 8, y Scott, Ogilvy y Donald se acercaban a la cabeza.

Cuando el campo parecía homenajear a Tiger rugiendo para corear la plétora de golpes esplendorosos que se vieron el domingo en el Augusta National, Woods dio la primera muestra de vulnerabilidad tripateando en el 12, hoyo que también parecía enterrar las opciones del inglés Donald. Luego, el californiano volvía a desaprovechar una gran oportunidad de eagle en el 15 y no consiguió sacar nada de renta a los tres últimos hoyos. Aunque alcanzaba el liderato en casa club, se veía que su -10 no iba a ser suficiente. Por fortuna para su psique, Tiger sabe que ni siquiera el -12 le habría bastado para llevarse el Masters.

Cabrera se atascaba, Choi no terminaba de arrancar y Scott aparecía como principal alternativa al título, dispuesto a romper la maldición de los putters escoba en los “majors”, y suplía su falta de acierto en los pares 5 de la segunda vuelta con magníficos birdies en el 14 y el 16 y un par salvador en el hoyo 17.

Con el torneo abierto y los líderes mostrando su mejor cara, Schwartzel encadenó una racha incontestable de cuatro birdies en los cuatro últimos hoyos, racha que le sirve para igualar en el marcador de “majors” a Louis Oosthuizen, su mejor amigo, y que llevó una sonrisa de alivio a la boca de su mánager, Chubby Chandler, que había sufrido al contemplar la caída en desgracia de otros de sus niños mimados, el norirlandés Rory McIlroy.

Después, al sudafricano de 26 años solo le quedaba compartir la ceremonia de entrega de premios con el japonés Hideki Matsuyama, mejor amateur, y recibir de manos de Phil Mickelson la preciadísima chaqueta verde.

Los españoles quedaron relegados a un segundo plano en esta jornada final del Masters. Miguel Ángel Jiménez y Álvaro Quirós, compartieron el vigésimo séptimo puesto (+1 y +2 en el día, respectivamente), mientras que Sergio García finalizó trigésimo quinto, también con +1 en el día, aunque el tono general de los tres ha sido bueno y, si nos centramos en el de Borriol, solo hay que ponerle en el “debe” los nueve funestos hoyos que ayer le relegaron en la clasificación.

Deja un comentario

Si estás registrado, la publicación de tus comentarios será instantánea. Asegúrate de escribir correctamente tanto tu nombre de usuario como la dirección de correo electrónico que incluiste durante el registro.
Si no estás registrado, tus comentarios quedarán pendientes de moderación. Regístrate aquí.

Comentario: